El desempleo en EE UU baja a mínimos en 16 años

La tasa de desempleo en Estados Unidos volvió a tocar mínimos en 16 años, al situarse de nuevo en 4.3 por ciento, y confirmó la buena salud del mercado laboral a los seis meses de la llegada a la Casa Blanca del presidente Donald Trump.

Según el informe mensual del Departamento de Trabajo, la economía estadounidense creó en julio 209 mil nuevos empleos, por encima de los 180 mil esperados por la mayoría de analistas.

Además, la tasa de participación laboral también aumentó, de 62.8 por ciento a 62.9 por ciento, lo que muestra que cada vez más estadounidenses regresan a la búsqueda activa de empleo.

El crecimiento por sectores se centró en la hostelería, donde se crearon 53 mil nuevos empleos; sanidad, que aportó 39 mil más, y las manufacturas, con 16 mil adicionales.

El número de personas sin empleo se mantuvo en torno a los 7 millones, sin apenas cambios respecto a junio.

El 4.3 por ciento es la tasa más baja de desempleo desde 2001 y confirma la recuperación tras la aguda crisis económica de 2009, en la que el desempleo se disparó al 10 por ciento.

El dato fue rápidamente aprovechado por Trump para atribuir a sus políticas el mérito del descenso en el desempleo.

«Excelentes cifras de empleo recién divulgadas, y solo acabo de comenzar. Muchas regulaciones que frenaban la contratación continúan a la baja. ¡Vuelve el impulso a Estados Unidos!», dijo Trump en un mensaje en su cuenta de Twitter.

Los salarios también registraron una moderada alza, con un incremento de 0.3 por ciento respecto a julio, hasta 26.36 dólares por hora, y la subida se situó en 2.5 por ciento en tasa interanual.

Este dato es positivo ya que los economistas han mostrado su preocupación por el bajo ritmo de crecimiento de los salarios de los trabajadores pese a que la tasa de desempleo se encuentra cercana a los niveles propios del pleno empleo.