Julieta Castellanos: La extrema izquierda apoya al MEU para tener en caos UNAH

Las autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), denunciaron este lunes que partidos de la extrema izquierda de Centroamérica acompañan al Movimiento Estudiantil Universitario (MEU), para apoderarse de la institución.

Lo anterior fue dado a conocer a través de un comunicado, en el que mencionan al Partido Revolucionario de los Trabajadores Centroamericanos (PRTC-H), como uno de los movimientos políticos que están detrás del MEU.

“El conflicto en la UNAH se ha configurado con un nivel de complejidad debido a los diferentes actores que lo promueven y sostienen. Inició, aparentemente, como un tema académico-estudiantil (Normas Académicas y Elecciones Estudiantiles), derivando casi de inmediato a temas políticos, ideológicos y partidarios, obedeciendo a los intereses particulares de quienes lo dirigen y sostienen”, señala el escrito.

Agrega que MEU “es una plataforma que aglutina al Movimiento Amplio Universitario (MAU), Avanzada Estudiantil, Movimiento Revolucionario Los Bryan (MRB), Movimiento Estudiantil Revolucionario – Lorenzo Zelaya (MER-LZ), Movimiento Ignacio Martín Baró (MIMB), el Frente de Reforma Universitaria (FRU), más algunas asociaciones estudiantiles”.

“Todas estas estructuras de estudiantes son militantes activos y miembros de organizaciones de la extrema izquierda radical, como ser: Partido Socialista para la Transformación de Honduras (PSTH), Organización Política Los Necios (OPLN), Frente Patriótico Morazanista (FPM), Fuerzas Populares Revolucionarias Lorenzo Zelaya (FPRLZ)”.

Asimismo, el Partido Revolucionario de los Trabajadores Centroamericanos (PRTC-H),miembros radicales del Partido Libertad y Refundación(Libre) que no militan en las organizaciones citadas, organizaciones de izquierda defensoras de Derechos Humanos yel sector anárquico de la Iglesia Católica. Aunque con enfoques y estrategias diferentes, estos grupos coinciden en la teoría del caos y la destrucción, por medio de la violencia, para debilitar o destruir la institucionalidad pública cuando esta no responde a sus particulares intereses.

Las autoridades lamentan que el MEU abandonó el diálogo en mayo 2017, después que realizaron el Congreso de Estudiantes en el mes de abril. Durante el año 2016 y hasta abril 2017 autoridades universitarias sostuvieron reuniones para avanzar en los Acuerdos 2016 y encontrar una ruta para las elecciones estudiantiles, a fin de que hubiese una representación estudiantil en los organismos de gobierno de la UNAH, electa mediante proceso electoral directo.

En las reuniones participaron los líderes del MEU: Héctor Ulloa, Diego Valdez, Israel Herrera, Mirtha González, Héctor Estrada, Cristian Sanabria, Marcio Silva y Marco Rubí, entre otros.

En un segundo momento, cuando el MEU entrega al Congreso Nacional la propuesta de nombrar un nuevo gobierno universitario y la Reforma a la Ley Orgánica, evidencia su verdadera intención y la pretensión de dirigir la UNAH, junto al gremio docente y el sindicato.

Con esta propuesta, el MEU saca el conflicto del círculo interno de la UNAH y lo traslada al Congreso Nacional. En estas dos últimas demandas es claro el objetivo del MEU y quienes están detrás del conflicto: llegar a la dirección de la UNAH, al margen de los procedimientos que manda la Ley Orgánica.

El escrito agrega que un conflicto que ya dura más de 60 días consume una cantidad enorme de recursos: las tomas de los edificios en Ciudad Universitaria y los Centros Regionales han tenido de forma activa entre 100 y 150 personas.

El financiamiento de alimentos sólidos y líquidos, desplazamientos a los diferentes centros regionales y proveer de diversos insumos es parte de la factura que les están pasando a los estudiantes del MEU las agrupaciones de la izquierda radical, quienes exigen, para cerrar el conflicto, el cumplimiento de sus objetivos fundamentales. Si el conflicto se hubiese mantenido en el ámbito académico, ya se hubiera resuelto.

Resulta claro que el objetivo del MEU y de las organizaciones radicales de izquierda es mantener el caos, desestabilizar el gobierno universitario y pretender acceder al control de la UNAH, y tener a su disposición la administración, las estructuras de gobierno universitario y el presupuesto de la institución, y capturar una estructura institucional para desde allí planificar acciones frente a los procesos políticos nacionales ya en curso.