A tiros ultiman comerciante cuando iba a abrir bodega en Comayaguela

Cuando se disponía a abrir una bodega de suministros básicos y verduras, fue ultimado este miércoles un comerciante mayorista al frente del mercado zonal Belén, en Comayagüela.

El fallecido es Edward Jeremías Fúnez Montalbán (36), originario de San Antonio de Flores, Choluteca, pero residente en la capital, porque desde que tenía 13 años se dedicaba a vender productos en ese centro de abastos al por mayor.

Fúnez Montalbán salió hoy muy temprano de su casa de habitación en la colonia Cataluña, norte de Comayagüela, como lo hacía todos los días, para ganarse la vida honradamente.

El comerciante se subió a su automóvil, un pick up blanco, y luego se dirigió al mercado. Antes de ingresar al zonal Belén, Fúnez Montalbán pasó comprando verduras.

Fue allí cuando un desconocido se le acercó maliciosamente y sacó una pistola automática y sin mediar palabras le disparó en diez ocasiones, causándole la muerte casi al instante y por razones aún desconocidas. El hombre cayó muerto junto a unos sacos y cajas de verduras.

Luego, el victimario huyó de la zona comercial ante la mirada atónita de varias personas.

Ayer mismo fueron retirados los restos del comerciante de la morgue capitalina mientras sus parientes lloraban su muerte.

Tras el sangriento ataque, al sector se desplazaron varias patrullas policiales y militares, pero el agresor ya había huido con rumbo desconocido.

A la escena del crimen llegaron varios familiares de la víctima, quienes al verlo tirado sin vida y ensangrentado se descontrolaron y exclamaban gritos de dolor por la muerte violenta de su ser querido.

“Era un hombre que no tenía enemigos, no se metía con nadie y solo se dedicaba a su trabajo, por eso salía todos los días a las 4:30 de la mañana con rumbo aquí al mercado, porque siempre se caracterizó por ser bien trabajador”, reiteraba sumamente angustiada su tía paterna, Elia Fúnez Mejía.

“Solo Dios sabrá por qué lo asesinaron de esa forma”, comentaba con lágrimas la adolorida familiar, antes de reclamar su cadáver en la morgue capitalina.

Después del violento hecho, varios equipos policiales comenzaron una investigación para dictaminar las causas del ataque sin descartar que se haya debido a las extorsiones que cobran varias pandillas y grupos criminales en ese sector de la capital.