Esposa de Luis Zelaya: “No pretendo ser figura decorativa”

Ana Lucía Acosta de Zelaya, esposa del candidato presidencial del Partido Liberal, Luis Zelaya, ofreció este jueves un convivio a mujeres periodistas y comunicadoras sociales para exponerles, a grandes rasgos, su proyecto como futura primera dama.

Fue un acercamiento en donde “les hice saber cuál es el papel y figura que quiero llevar a cabo y lo que he venido desarrollando. Y sobre todo, les expuse, que como esposa del candidato presidencial liberal, no pretendo ser una figura decorativa y ni siquiera una figura de acompañamiento”, dijo.

La señora de Zelaya expresó que, “estoy llevando una agenda propia y conociendo las necesidades del país de cerca y de la mano y sobre todo de las mujeres que creo que son el pilar fundamental y el motor en muchos casos de la economía del país”, detalló.

“Entonces estamos recorriendo barrios, colonias y municipios para entender un poco de viva voz de estas personas qué es lo que más les preocupa y cuáles son esas prioridades que como país tenemos que tener”, manifestó.

En ese sentido, “vemos el problema en donde la mayoría de los hogares son liderados por mujeres y eso evidencia que hace falta mucha asistencia y mucha protección social que hemos ido perdiendo y que no le hemos dado la prioridad que se requiere”, señaló.

La esposa del candidato presidencial liberal dijo que, “vemos como mujeres que son jefes de hogar, que tienen que trabajar para sacar adelante a un hogar y la familia y sus hijos y en otras o en muchas ocasiones no encuentran un empleo para poder llevar comida a la mesa”.

“Así que vemos que falta apoyo al emprendimiento y sobre todo la disponibilidad del capital para llevarlos a cabo y sumado a ello se agrega el problema de la inseguridad que es un problema casi diríamos endémico, que afecta en gran medida a la población”, enfatizó.

Además, abordó distintos fenómenos como la migración irregular para lo cual ella también tiene un plan; el desempleo y otras situaciones que agobian a las familias más pobres.