Procedimiento abreviado piden para sicarios del “Fiscal de Oro”

El apoderado legal, Carlos Ordóñez, de los dos acusados de asesinar al “Fiscal de Oro”, Orlan Chávez, informó que el próximo lunes solicitarán irse a procedimiento abreviado, aceptando la culpabilidad del hecho y buscando una pena menor para sus representados.

Asimismo, la defensa interpondrá una denuncia contra el director de la cárcel de máxima seguridad de “El Pozo”, en Ilama, Santa Bárbara, ya que en tres ocasiones han solicitado la presencia de los imputados pero no han sido trasladados para las mismas, además de que la defensa alega que no pueden hablar en privado con sus representados.

En cuanto a la petición, “estamos solicitando el procedimiento abreviado en nombre Wilmer Samuel Álvarez Pagoada a título de cómplice y del señor José Alejandro Castro Núñez como autor del hecho”, explicó Ordóñez.

Agregó que, “las pruebas científicas que se encuentran en el expediente acreditan que ellos son los que participaron en la muerte de Orlan Chávez y son contundentes”.

El abogado de los dos acusados explicó que de irse a un juicio oral y público la sentencia por el delito de asesinato es de 20 a 30 años, pero que con el procedimiento abreviado quedaría en 15 años, pero con una buena conducta se podría bajar a 11 años de pena para los dos”.

Casi cinco años después para intentar hacer justicia, el Ministerio Público a través de la Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida (FEDCV) en coordinación con la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), ejecutan este lunes la Operación «Dignidad», donde se le dio captura a Wilmer Samuel Pagoada (43), anteriormente se había detenido a José Alejandro Castro Núñez (43).

El fiscal Orlan Chávez fue tiroteado una noche de jueves 18 de abril de 2013, y apenas minutos después falleció en la sala de emergencias de un hospital público. Era entonces el coordinador de la Unidad Contra el Lavado de Activos de la Fiscalía de Privación de Dominio.

“El Fiscal de Oro” era originario de Salamá, Olancho, y tenía 52 años. De su compromiso y sus ejecutorias dan cuenta sus excompañeros de trabajo, colegas y sus alumnos en la estatal Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

Lo mataron poco después de las ocho de la noche, en las cercanías del Estadio Nacional, los sicarios, se indicó durante la reconstrucción del crimen, se trasladaban en moto y lo atacaron a tiros. Fueron auxiliados por “banderas” (informantes del crimen), cuando una camioneta se le cruzó por el frente.

El fiscal de oro fue asesinado a inmediaciones del estadio Nacional.