“Encostalado” hallan estudiante de 15 años

Un estudiante del segundo curso de ciclo común del Instituto José Santos Guardiola de esta capital, fue raptado la tarde del pasado viernes, en la colonia Juan Lindo, donde residía con su familia. Posteriormente fue estrangulado y ensabanado por desconocidos que dejaron su cadáver a inmediaciones de la colonia Ulloa de Comayagüela, en horas de la noche.

La víctima fue identificada por su madre como Cristian Josué Álvarez (15), quien soñaba con ser periodista para que su progenitora, Lucía Cruz, se sintiera orgullosa de él.

LA TRIBUNA conoció que el joven, la tarde que desapareció, estrenaba un par de tenis de marca y un teléfono celular, los que no aparecieron en la escena del crimen cuando las autoridades hicieron el levantamiento.

Doña Lucía, en medio del llanto, recordó que “mi hijo siempre quiso ser periodista, tenía metas, siempre pensó en ayudarme…”.

Agregó que, “desgraciadamente me lo mataron, solo queda enterrarlo, porque aquí no investigan nada, pero si de algo estoy segura, mi hijo no era ningún delincuente, por eso exijo que se dé con los responsables”.

“Cristian salió de mi casa a la 1:00 de la tarde y nunca más regresó; como no era vago, lo comencé a buscar en hospitales y postas policiales, pero hoy (ayer), a las 5:00 de la mañana, una vecina me dijo que lo buscara en la morgue…”, relató la acongojada madre.

“… y así fue, vine, y mi sorpresa fue que habían localizado a dos muchachos encostalados, desgraciadamente era mi hijo… ¡Qué grosería!, ¡cómo me lo mataron!”, repetía una y otra vez doña Lucía.

Una vez identificado el cuerpo del estudiante de secundaria, los familiares llevaron su partida de nacimiento, la copia de la identidad de sus padres y la de dos testigos que lo conocían, para que las autoridades del Centro de Medicina Legal y Ciencias Forenses entregaran su cuerpo para darle cristiana sepultura.

Fue así que doña Lucía, junto a su esposo, consiguió un viejo carro, tipo “paila”, sin compuerta, el que encendía empujado, llevando consigo la caja mortuoria en la que introdujeron el cuerpo de Cristian. Luego lo trasladaron hasta la colonia Juan Lindo, donde en horas de la noche velaban su cuerpo y hoy le darán cristiana sepultura. (MR)