Calcinado termina hombre que se alumbraba con candil

Un hombre de 50 años que se alumbraba con candiles, por carecer de energía eléctrica en pleno siglo XXI, en la colonia Nueva Capital de Comayagüela, murió calcinado cuando su vivienda construida con pedazos de madera cogió fuego hasta quedar consumida en cenizas.

Venancio Baca Maradiaga, originario de Curarén, Francisco Morazán, es la persona que las autoridades forenses reconocieron en medio de las cenizas que dejó un incendio que terminó con sus cosas materiales y la vida del dueño de la vivienda.

Cuando los bomberos llegaron a sofocar el fuego, todo estaba consumido, ya que al parecer don Venancio se encontraba embriagado y no se dio cuenta cuando su vivienda se prendió en fuego.

El cuerpo calcinado fue trasladado hasta la morgue del Ministerio Público (MP) y luego se lo entregaron a sus parientes, que tuvieron que viajar hasta su pueblo a solicitar una partida de nacimiento porque las llamas le quemaron hasta sus documentos, ya que las autoridades forenses exigen la identificación personal.