OBISPO DE DANLÍ SALE VIVO DE MILAGRO