Dos víctimas de masacre en iglesia ingresadas a morgue

A la morgue capitalina fueron ingresados dos cadáveres de las personas que murieron al interior de una iglesia de la aldea Campamento Nuevo, sector de Río Blanco, municipio de Catacamas, Olancho.

Al filo de la 1:00 de la tarde, al predio forense ingresaron los cuerpos de Wilmer Alexis Ramírez (37) y otra persona de identidad hasta el momento desconocida, quienes murieron junto a Wilmer Maradiaga y Santos Alberto Lagos.

Las cuatro personas fueron tiroteadas supuestamente por Álvaro Esteban Torres (20), quien fuera detenido por la Policía Nacional en el mismo sector donde ocurrieron los hechos y supuestamente por enemistades contra uno de los fallecidos.

Tras el cuádruple crimen, los cuerpos de Wilmer Maradiaga y Santos Alberto Lagos fueron entregados en Catacamas, Olancho, a sus cercanos parientes que llegaron a reclamarlos a la fiscal de turno en ese sector del país.

Por su parte, el cadáver de Wilmer Alexis Ramírez (37) y el otro desconocido, como no tenían familia en ese sector fueron trasladados hacia la capital, a la espera que sean reclamados por parientes.

Wilmer Alexis Ramírez se supo que era originario del sector donde perdió la vida, pero que toda su familia se había mudado hacia el municipio de Texiguat, El Paraíso.

Esta tarde los parientes de Ramírez hacían todo el trámite necesario para poder retirar sus restos y darle cristiana sepultura. Los familiares adujeron que no sabían por qué lo mataron, ya que antes de morir habían perdido comunicación con él.