Houston inicia su traumática recuperación

HOUSTON (EE UU) (EFE). Los primeros rayos de sol en Houston después del devastador paso del huracán Harvey dieron ayer tregua a esta ciudad texana, que inicia su traumático proceso de recuperación tras cinco días consecutivos de «históricas inundaciones».

En Houston, la ciudad más afectada y donde afortunadamente no ha llovido en las últimas 24 horas, más de 32,000 personas se encuentran alojadas en refugios temporales mientras aún prosiguen las labores de búsqueda y rescate de damnificados.

El tiempo, además, ha permitido comenzar las tareas de limpieza, una vez que las aguas han comenzado a retroceder en el área de Houston, donde viven en torno a 6.5 millones de personas.

Para ayudar a la recuperación no solo de Houston sino de todas las zonas afectadas del estado -especialmente el sureste-, el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, ordenó el despliegue de 24,000 soldados de la Guardia Nacional de EE UU.

Estos militares ayudarán a las autoridades locales a devolver la normalidad a los condados y ciudades afectados.

Un experto de salud advirtió que el agua estancada tras el paso de la tormenta Harvey podría crear un aumento en la población de mosquitos y en consecuencia una potencial transmisión de enfermedades.

Joon Lee, entomólogo médico del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad del Norte de Texas, dijo que las inundaciones de Harvey eliminarán las poblaciones de mosquitos de sus criaderos, pero que ellos pueden rápidamente reestablecerse en el agua estancada. Señaló que las poblaciones de mosquitos probablemente se incrementen en las próximas dos semanas y se quedarán por al menos un mes o dos.

Diversas explosiones e incendios se registraron el jueves en una planta química cerca de Houston que fue severamente afectada por las inundaciones causadas por la tormenta Harvey.

Los dueños de la planta advirtieron que se prevé que haya más explosiones debido a la pérdida de refrigeración que causó que los químicos almacenados se deterioraran e incendiaran, arrojando una nube de humo irritante.