Motorista veterano era el quemado en Zambrano

El cadáver del mal logrado conductor de una cisterna repleta de combustible, que la tarde del sábado se prendió en llamas, fue retirado  del Centro de Medicina Legal y Ciencias Forenses, para darle mañana lunes cristiana sepultura.

El motorista fue identificado como Jorge Amador (60), quien murió calcinado al no poder abandonar la cabina del pesado furgón que conducía desde Puerto Cortés rumbo a Tegucigalpa. A la altura del kilómetro 37, en Zambrano, Francisco Morazán, Amador perdió el control y se prendió en fuego, ya que transportaba unos 9,000 mil galones de combustible.

El chofer residía en la colonia Espíritu Santo de Comayagüela y tenía alrededor de 40 años de laborar como motorista de equipo pesado. La tragedia que le ocurrió fue el primer y último accidente que tuvo durante su desempeño como motorista.

Los familiares estuvieron presentes toda la noche del sábado en la Morgue del Ministerio Público, pero fue hasta hoy, en horas del mediodía, que fue entregado su cuerpo totalmente calcinado para que le dieran cristiana sepultura.