Mueren tres mujeres al chocar taxi con “rapidito”

Tres mujeres muertas e igual número de heridos fue el saldo que dejó el brutal choque entre una unidad de transporte “rapidito” y un taxi colectivo, el sábado anterior, en el bulevar del sur, cerca de la entrada a la colonia Chamelecón de San Pedro Sula.

Las fallecidas son Juana Francisca Palma Soriano, María Juana Benítez (35) y otra cuya identidad aún no había sido confirmada.

La lamentable tragedia se registró a eso de las 8:30 de la noche, a unos metros del peaje de ese bulevar.

El microbús de la empresa Entrabiv viajaba de Brisas del Valle de Cofradía, hacia la Gran Central Metropolitana de Transporte de la ciudad. De repente, el taxi, que cubre la ruta Chamelecón-Centro, impactó con el microbús, mientras intentaba hacer el cruce del bulevar.

Producto del fuerte choque, el taxi con registro 1520 fue a colisionar contra un poste y luego volcó. Personas que estaban cerca llegaron a auxiliar a los sobrevivientes, ya que Palma Soriano falleció al quedar atrapada en el amasijo de hierro.

Otra pobladora que esperaba abordar el bus en una esquina, cerca de una distribuidora de combustible, también fue embestida por uno de los vehículos.

Juana Francisca Palma Soriano.

Debido a la alta velocidad que llevaba, el auto arrastró a la mujer, quien quedó hasta decapitada, a varios metros de donde estaba.

Entre tanto, Benítez, quien era una de las pasajeras del bus, expiró luego de ser trasladada al Hospital Mario Catarino Rivas, donde fue llevado el chofer del carro pequeño y otra tripulante.

Al lugar se apersonaron elementos del Cuerpo de Bombero, para rescatar el cuerpo de la usuaria que había quedado en el taxi.

LAMENTAN TRAGEDIA

Miembros de la Policía Militar del Orden Público (PMOP), que también llegaron al lugar, capturaron al conductor del microbús para efectos de investigación.

Elementos del Cuerpo de Bomberos tuvieron que utilizar tijeras eléctricas para poder rescatar a una mujer que quedó atrapada en el amasijo de hierro.

Personas que estaban en la escena quisieron linchar al motorista del microbús, arguyendo que él, al ver el taxi que iba cruzando la calle, aceleró la marcha del automotor. Sin embargo, serán las investigaciones las que confirmen o descarten ese extremo.

Familiares de Palma Soriano, que llegaron a la morgue a reclamar sus restos, lamentaron la tragedia. “Es algo que no nos esperábamos, gracias a Dios que no andaba la niña más pequeña, que siempre la acompañaba, porque sería peor”, dijo uno de ellos.

La recordaron como una madre ejemplar para su hijo de 18 años y sus dos hijas de 16 y 9 años de edad.

Ella residía en la colonia Sabillón y era originaria de Choluteca, donde algunos de los parientes querían llevarla para sepultarla.

Una de las víctimas fue trasladada por los socorristas al Hospital Mario Catarino Rivas.