Trump condena el tiroteo como «un acto de pura maldad»

WASHINGTON (EFE). El presidente de EE UU, Donald Trump, condenó como «un acto de pura maldad» el tiroteo ocurrido en Las Vegas, donde al menos 59 personas murieron y 515 resultaron heridas, y anunció que el miércoles visitará esa ciudad para reunirse con los familiares de las víctimas y los policías.

«Estamos unidos hoy en nuestra tristeza, conmoción y luto» por el tiroteo, dijo Trump en una declaración a la prensa desde la Casa Blanca.

«Fue un acto de pura maldad», añadió Trump, al recordar que el supuesto autor del ataque, Stephen Paddock, «asesinó brutalmente» desde la ventana de un hotel a medio centenar de personas que asistían a un festival de música country al aire libre.

«Visitaré Las Vegas el miércoles para reunirme con las fuerzas de seguridad, los profesionales que respondieron al ataque, y los familiares de las víctimas», anunció el mandatario, quien enlazará ese viaje con el que tiene previsto hacer mañana martes a Puerto Rico para evaluar los daños del huracán María en la isla.

«Estaremos allí (en Las Vegas) el día entero, y quizá un poco más», precisó Trump unas horas más tarde, al reunirse en la Casa Blanca con el primer ministro tailandés, Prayut Chan-ocha.

Trump y su esposa, Melania, guardaron un momento de silencio por las víctimas del tiroteo y el presidente ha ordenado que la bandera estadounidense ondee a media asta hasta el viernes en todos los edificios federales del país y las embajadas estadounidenses en el extranjero.

El presidente ha ordenado que la bandera estadounidense ondee a media asta hasta el viernes en todos los edificios federales del país y las embajadas estadounidenses en el extranjero.

El mandatario recibió una llamada de la primera ministra británica, Theresa May, quien le expresó sus condolencias por el tiroteo, según informó la Casa Blanca en un comunicado.

En su discurso, Trump no hizo ninguna referencia a la posibilidad de que el acto se tratara de terrorismo, ni a la reivindicación del grupo yihadista Estado Islámico (EI), que ha quedado desacreditada por el Buró Federal de Investigaciones (FBI).

Trump agradeció la labor de las fuerzas del orden, y dijo que «la rapidez con la que actuaron es milagrosa y previno que se perdieran aún más vidas».

«Rezamos para que todo el país encuentre unidad y paz y por el día en el que el mal se desvanezca y los inocentes estén seguros frente al odio y el miedo», agregó.

Trump, que desde la campaña electoral de 2016 se ha alineado con la postura de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), contraria a un mayor control de armas, no hizo ninguna referencia a ese tema.

Esta es la segunda vez en su mandato que Trump se refiere desde la Casa Blanca a un tiroteo masivo en EE UU, después del ocurrido el pasado junio en Alexandria (Virginia), en el que resultó gravemente herido el congresista republicano Steve Scalise. EFE