Comunidad “misquita” dice adiós a policía “ensabanado” (Video)

Con muchas muestras de dolor, impotencia y tristeza varios miembros de la etnia «misquita» radicada en la capital, retiraron este martes el cuerpo inerte del agente policial, Desito Willians Gómez, ultimado por pandilleros solo por la razón de pertenecer a la institución policial.

El cuerpo del recién graduado fue retirado al mediodía y luego trasladado hacia las instalaciones de la Fuerza Aérea Hondureña (FAH), desde donde sería enviado hacia su natal departamento de Gracias a Dios, donde finalmente será velado y sepultado cristianamente.

Al predio forense llegaron gran cantidad de “paisanos” y “paisanas” del agente policial, para darle el último adiós antes de ser llevado a su municipio natal en Puerto Lempira, Gracias a Dios.

Entre las personas que llegaron a despedir los restos del uniformado, estaba el pastor, Juan Carlos Martínez, a cuyo ministerio evangélico asistió Willian Gómez, antes de enrolarse como aspirante a policía.

En su reflexión, el hombre de Dios, dijo que “barbaridad la que han cometido y ojala algún día las personas que hicieron esto se arrepientan de esto que han hecho con “Desito” y que Dios ponga su misericordia en sus corazones”.

Gran cantidad de paisanos del infortunado agente policial llegaron a retirar su cuerpo a la morgue capitalina.

Como pastor evangélico solo “puedo pedirle a la sociedad en general que cambiemos la forma de actuar, proceder, porque cómo es posible que gente que no haya hecho mal alguno muera de esta manera”, señaló el acongojado cristiano.

Tras el respectivo papeleo, el cuerpo de Willian Gómez fue retirado y trasladado en un carro fúnebre, cuya caravana mortuoria estaba compuesta por una patrulla policial, donde iban varios amigos, parientes y conocidos, todos originarios de “La Mosquitia” hondureña.

Willian Gómez, se acababa de graduar para ingresar a la institución armada y fue encontrado el lunes anterior sin vida, completamente torturado y enrollado en sábanas floreadas en la calle que da acceso a la conflictiva colonia “Ramón Villeda Morales, periferia sur de Comayagüela.

Según los parientes, el uniformado tras recibir su título como policía anduvo departiendo y el viernes anterior salió con rumbo desconocido y fue la última vez que lo vieron con vida.

Por el crimen, las autoridades de la Secretaría de Seguridad crearon un equipo especial de investigaciones para dar con los responsables del crimen que vino a enlutar las filas de la Policía Nacional.