Un hondureño intentó detonar bomba en Miami

Vicente A. Solano, de 53 años, fue arrestado el viernes, luego de que un agente encubierto del FBI revelara su plan para poner una bomba en Dolphin Mall, en Miami.

Solano fue presentado en la Corte ayer lunes, y enfrenta cargos por intentar usar un arma de destrucción masiva, contra personas e instalaciones en Estados Unidos, según publica el portal web de Univisión 23.

La declaración presentada en la Corte de Miami Dade, revela detalles de cómo este hombre de origen latino planeó el ataque, así como de las motivaciones que lo llevaron a esta medida extrema.

A finales de septiembre de 2017, agentes del FBI comenzaron a investigar a Solano, partiendo de una información que recibieron de una fuente confiable (CHS, por sus siglas en inglés), que había trabajado anteriormente con la DEA.

La fuente reveló que Solano estaba muy molesto con las políticas de EE UU. Solano le dijo a CHS que su intención era atacar un sitio donde hubiera mucha gente y manifestó que le gustaría que fuera en Dolphin Mall. Dijo que su idea era hacerlo el día de “Black Friday”, refiriéndose al viernes de rebajas, un día después de Thanksgiving.

Con el fin de recabar más información, CHS le dijo a Solano que podía ponerlo en contacto con otra persona que podría ayudarlo en el ataque. La fuente le dijo que debía estar seguro de sus intenciones para poderlos poner en contacto.

En el primer video, el atacante dice lo siguiente: “Estoy aquí porque me gusta la manera en que ISIS confronta a EE UU y a los países de la coalición”.

“Son fuertes. Son un grupo que está creciendo en redes sociales. Y amo que vaya a haber una guerra santa. Casi todo el mundo está empezando a abrir los ojos y están entendiendo de qué se trata esto. Estas políticas sucias y cochinas de este gobierno… Terroristas, EE UU es el país más terrorista de todos. Invade lo que quiere cuando quiere, y cuando les conviene a ellos. Por eso voy a unirme al grupo islámico, a la guerra santa, en nombre de Alá, de nuestro líder Abú”.

“Vamos a seguir creciendo. Por ello vamos a poner bombas para que vean qué es el grupo islámico, y vean las injusticias, lo que Suárez nos ha hecho. Voy a plantar una bomba como en Boston, en el nombre de Alá, eso es lo que voy a hacer”. En los otros dos videos obtenidos por el FBI, Solano repite las ideas, pero agrega una referencia al presidente Donald Trump: “Este presidente racista, es un supremacista blanco, y no le gustan los hispanos, ni los musulmanes, ni los chinos, ni los negros, solo su raza”.

El 13 de octubre volvieron a reunirse. UCE1 recogió a Solano en su vivienda y se dirigieron a un hotel donde se encontrarían con UCE2. “Solano reiteró su idea de hacer el ataque, y se le preguntó a qué organización creía que UCE1 y UCE2 pertenecían. Él respondió que creía que eran de ISIS”.

En esa misma reunión, los agentes le preguntaron a Solano cuál era su motivación, a lo que él respondió: “Okay, quiero enviar un mensaje. Bueno, una bomba, no sé, algo. Algo que haga daño. He querido hacerlo porque tengo resentimiento dentro de mí, y quiero mostrarlo”.

Durante una llamada telefónica el 14 de octubre, UCEI1 le dijo a Solano que debía obtener las siguientes cosas para el ataque: Un mapa del lugar donde colocarían la bomba, un disfraz para que Solano pudiera esconderse de las cámaras de seguridad en el mall, y bolsas de tiendas para llevar el dispositivo al sitio.

Esa noche, Solano fue a Dolphin Mall para estudiar el mapa del sitio y planificar dónde colocaría el explosivo. Además le envió a UCE1 una foto del bolso que utilizaría para esconder la bomba.

El 15 de octubre, en otra llamada grabada, Solano le dijo a UCE1 qué entrada del centro comercial utilizaría para dejar el dispositivo. También discutieron sobre el disfraz del atacante.

El 17 de octubre Solano volvió a hablar con la fuente, y le dijo que ya tenía todos los materiales necesarios para la bomba.

El viernes 20 de octubre de 2017, Solano se reunió con UCE1 u UCE2 para armar el dispositivo, sin saber que los agentes encubiertos estaban armando una bomba falsa y que no podría explotar. En la habitación del hotel, Solano practicó varias veces cómo armar la bomba.

Salieron del hotel, y Solano subió al vehículo de UCE1 quien lo llevaría al centro comercial. Cuando llegaron a Dolphin Mall, Solano avanzó en su plan creyendo que había activado la bomba y que el tiempo había empezado a correr.

Solano fue detenido antes de entrar al mall.