Veterinarios exigen el informe de muestras realizadas en reses

Directivos del Colegio de Veterinarios de Honduras exigieron de nuevo al Servicio Nacional de Sanidad e Inocuidad Agroalimentaria (Senasa), un informe sobre los análisis de muestras practicadas a unas 40 reses en Olancho por sospechas de Tuberculosis Bovina (TB).

“Tenemos tres meses de estar solicitando al Senasa un detalle sobre esta situación y ver qué acciones han tomado” dijo el presidente de esa gremial Gustavo Guifarro.

La TB es una enfermedad zoonótica (se puede transmitir al ser humano), causada por la bacteria Mycobacterium bovis. Presenta un impacto directo en la eficiencia de los sistemas productivos y en la industria del sector pecuario, porque provoca cuantiosas pérdidas en la producción de carne y de leche; además, constituye una restricción a la exportación de los alimentos.

Según Gustavo Guifarro, con un solo caso que se confirme es más que suficiente para declarar una tuberculosis bovina positiva, y profundizar con investigación epidemiológica para evitar posibles consecuencias.

En agosto pasado, el Senasa, dependencia adscrita a la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), envió muestras a laboratorios del exterior, de ganado sacrificado en Olancho.

Las autoridades fitosanitarias también analizaron especies bovinas en ganaderías de la zona oriental del país. El representante de médicos veterinarios en Honduras dijo que existen antecedentes, pero de hace muchos años, sobre esa enfermedad.

La TB figura en el Código Sanitario para los Animales Terrestres de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) como afecciones de notificación obligatoria a la OIE (conforme al Código Sanitario para los Animales Terrestres de la OIE). (MEF)