Retiran cadáver de joven que murió ahorcado en bartolina

Familiares, amigos y representantes de organismos de derechos Humanos retiraron este miércoles el cadáver de un joven que murió misteriosamente por ahorcamiento dentro de una bartolina de una posta policial, ubicada en el municipio de Pespire, Choluteca.
El fallecido es Óscar Antonio Flores Elvir (33), residente de la colonia Torocagua de Comayagüela, con oficio comerciante y quien salió de la capital con rumbo a El Salvador, donde se encontraría con su padre, destino al que nunca llegó porque apareció muerto la semana pasada al interior de un recinto policial.
Las investigaciones preliminares indican que Flores Elvir fue detenido en una aldea de Pespire, supuestamente por escándalo en vía pública y, posteriormente, fue encontrado sin vida al interior de una bartolina, ahorcado con una sábana y presuntamente por suicidio.
Desde que salió de la capital, los parientes no volvieron a saber nada de su familiar, al grado que le llamaron varias veces por teléfono, pero nunca contestó. Fue hasta el martes anterior cuando los familiares del comerciante se dieron cuenta que su familiar estaba muerto y al interior de la morgue capitalina en calidad de desconocido.
“A los tres días, la madre se comenzó a preocupar porque no sabía nada de su hijo, porque todo mundo lo hacía en El Salvador”, detalló Óscar Montoya, amigo del ahora occiso.

El joven comerciante apareció muerto y ahorcado dentro de una posta policial, por lo que los parientes pidieron una investigación.

“No sabemos si iba tomado de alcohol y lo bajaron del bus, no sabemos nada, pero el problema es cómo va a aparecer muerto dentro de una posta policial”, señaló el conocido de Flores Elvir, por lo que exigieron una investigación seria sobre la misteriosa muerte y que “investiguen a los efectivos de esa posta”.
Los allegados determinaron que el ahora occiso nunca presentó síntomas de depresión o en vida nunca intentó quitarse la vida mediante suicidio, por lo que descartaron esa aseveración hecha por la Policía Nacional, el día que reportaron la muerte del comerciante.
Por su parte, los representantes de organismos exigieron una investigación sobre el caso, porque según sus investigaciones, el joven antes de morir fue “sumamente torturado, dentro de una celda de Pespire, porque en unas fotografías que se difundieron se muestra que el muchacho tiene golpes y rasgamientos en sus codos.
Otro de los puntos que alegan los derechos humanos es que la versión policial del suicidio no es factible, porque el cadáver no había suspensión por gravedad como los casos de las personas que se ahorcan, porque sus miembros inferiores rozaban con el suelo, sin gravitación”.
Y “de dónde aparece esa cobija y cómo dentro de una celda policial”, detalló Amada Ponce, de C-Libre.
Por tal caso, el portavoz de la Policía Nacional, Jair Meza, reveló que los efectivos asignados a la Jefatura Municipal de Pespire, donde fue encontrado sin vida el comerciante, actualmente están suspendidos, para efectos de investigación hasta que se esclarezca el caso.
“La Policía Nacional desde que tuvo conocimiento del caso comenzó a levantar una investigación junto a personal del Ministerio Público y actualmente se está esperando la evaluación de los médicos forenses, para dictaminar las verdaderas causas de esta muerte”.
Meza explicó que concluidas las investigaciones “vamos a ser transparentes y si algún miembro de la institución policial sale involucrado no dudaremos en ponerlo a la orden de los tribunales”.
El oficial indicó que por ese caso son investigados cuatro policías que permanecían de turno el día de los hechos.