Marlon Escoto sobre la UNA: “Tienen secuestrada la universidad”

El exministro de Educación, Marlon Escoto, denunció este lunes que la saliente Junta Interventora de la Universidad Nacional Agrícola (UNA), le impidió ingresar a las instalaciones del centro de estudios, para evitar que asuma la rectoría.
Al momento de llegar, en compañía de su equipo de trabajo y demás miembros del Consejo Directivo Universitario, los guardias de seguridad le dijeron que no tenía permiso de ingresar a ese centro de estudios superiores.
Además, le justificaron que hay un nuevo estatuto, donde él queda al margen de actuar como autoridad de la UNA.
Al momento de llegar, en compañía de su equipo de trabajo y demás miembros del Consejo Directivo Universitario, los guardias de seguridad le dijeron que no tenía permiso de ingresar a ese centro de estudios superiores.
Además, le justificaron que hay un nuevo estatuto, donde él queda al margen de actuar como autoridad de la UNA.
“Esta mañana he llegado a la Universidad, a mi lugar de trabajo, a hacer mi proceso de reincorporación (como rector), pero el encargado de la seguridad me ha dicho que tiene instrucciones del encargado de Recursos Humanos, de no dejarme ingresar”, denunció Escoto.
Añadió que “es inaudito, porque tengo el derecho, pero ellos, arbitrariamente, me lo impiden. Prácticamente tienen secuestrada la Universidad, porque esta es una empresa de seguridad privada que responde a directrices de personas que ya no son autoridades”.
En tal razón, el exfuncionario dijo que “iré a poner la denuncia por secuestro de la institución, además, tienen personas secuestradas en la administración, no las dejan entrar ni salir, y hay más de 100 personas que no las dejan entrar ni salir”.
El ambiente de la UNA se ha vuelto hostil para quienes forman parte de la gente de confianza de Escoto y lamenta que hayan personas con tan mala intención de apoderarse por la fuerza de una institución que le corresponde al pueblo.
Recordó que el decreto que estableció su suspensión por 12 meses, también indica que la Junta Interventora debe abandonar el cargo en ese mismo plazo. El Decreto Legislativo manda que la rectoría y vicerrectoría serán suspendidas mientras dura la intervención y ya se cumplió la intervención.
“Y nosotros nos reinstalamos como autoridades que habíamos sido electas en procesos democráticos anteriormente”.
El exfuncionario se quejó porque la UNA ahora está distinta; antes tenían más de 6,000 estudiantes y ahora solo hay 3,000, “y hay que preguntarse qué ha pasado con el derecho de los jóvenes y eso se debe a un mecanismo mercantilizado que la interventora aplicó, ya que solo ven el dinero”.
Por otra parte, Escoto lamentó que de manera unilateral, sin contar con la participación democrática de los diversos sectores, aprobaron un nuevo decreto para cambiar los estatutos de la institución.
“Un nuevo estatuto fue creado con alevosía y ventaja, por un grupo reducido de docentes afines a la Comisión Interventora, sin considerar la violación de derechos humanos y derechos que emanan de la Constitución de la República de Honduras”, deploró.