Labriego acusado de matar a un niño alega le pusieron pruebas en su contra

Un joven campesino que la semana pasada fue capturado por ser el principal sospechoso, según la Policía Nacional, de haber dado muerte a un menor, alegó inocencia este martes, al tiempo de declarar que las pruebas en su contra las pusieron los agentes policiales que lo detuvieron.
Se trata de José Macario Villanueva Lara (26), quien fue aprehendido el miércoles 10 de enero pasado por agentes del Comando Cobras y de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), tras ser acusado de haber ultimado bajo efectos de estupefacientes a un niño de 11 años que se opuso a la violación de una hermana.
Villanueva Lara es sindicado de haberle quitado la vida al pequeño -el 7 de enero- cuando iba con su hermana de 13 años de edad, por una de las calles del caserío El Limón, cercano a la aldea El Fraile, municipio de Gracias, en el occidental departamento de Lempira.
El cortador de café fue capturado tres días después del crimen, cuando se ocultaba de las autoridades en una región cafetalera de la montaña de Celaque. El lunes anterior, Villanueva Lara fue trasladado a la audiencia inicial en su contra y por el crimen que se le imputa.
En tal contexto, dentro de los tribunales al joven jornalero se le volvió a entrevistar por qué había cometido el crimen. El labriego nuevamente alegó inocencia, repitiendo que a “ese cipote lo hallaron muerto dentro de una finca”.
Sobre por qué cometió el asesinato e intentó violar a la hermana de la víctima, ya más tranquilo Villanueva Lara, volvió a repetir que “eso sí es mentira, eso sí son mentiras, porque yo para eso tengo mujer en casa y no puedo agarrar (violar) de esa edad, nunca lo puedo hacer”.
En torno al arma usada en el hecho, dijo que él no tenía y “yo no camino con armas, yo de dónde voy a comprar pistolas, yo apenas puedo comprar un puchito de maíz para mantenerme yo”.
Por último, dijo que el día y a la hora en que se cometió el crimen andaba cortando café y de eso tiene testigos.