Inversión extranjera podría crecer un 33%

La Inversión Extranjera Directa (IED) en Honduras crecería este año un 33 por ciento, significan 400 millones de dólares en relación al cierre de 2017 cuando se logró atraer 1,200 millones, según expectativas del gobierno.
Ese tipo de recursos son aquellos que realizan personas naturales o jurídicas no residentes en el país donde se invierte, puede efectuarse mediante compra de acciones o participaciones de una empresa establecida o constituida con ánimo de permanencia.
El titular de la Secretaría de Desarrollo Económico (SDE), Arnaldo Castillo, amplió que las proyecciones se fundamentan en oportunidades de negocios plenamente identificadas.
Inversionistas han mantenido comunicaciones y han presentado algunos proyectos. Las aspiraciones cuentan con iniciativas en el sector privado y organismos del Estado. “Existen proyectos que superan los 1,400 millones de dólares”, adelantó Arnaldo Castillo para luego precisar que los rubros donde se espera mayor crecimiento son la energía, la agroindustria e infraestructura.
Hasta el tercer trimestre de 2017, según el Banco Central de Honduras (BCH) predominaron inversiones procedentes de México y los Estados Unidos, por un monto de 102.7 millones y 84.5 millones de dólares, respectivamente en actividades de telecomunicaciones y la industria de bienes para transformación (maquila), en su orden.
Con la región centroamericana destacan recursos invertidos en Honduras desde Guatemala ($79.5 millones) siempre en el tercer trimestre de 2017. Mientras del Caribe y Resto de América sobresalen inversiones de Bermudas ($27.9 millones) en la actividad de transporte y almacenaje, de Panamá ($133.1 millones) y Colombia ($75.5 millones), estas dos últimas en servicios financieros.
Desde Europa se contabilizaron flujos de IED por 160 millones de dólares, gran parte por inversiones de Alemania e Italia, producto de mayor endeudamiento financiero con casas matrices y filiales, así como la recuperación de empresas de extracción minera, reflejada en la acumulación de sus utilidades.
Finalmente, de Asia y Oceanía se captaron 71.4 millones de dólares por contratación de préstamos de empresas de la industria manufacturera con sus casas matrices y filiales.