¿Qué tipo de pareja eres según la música que escuchas?

Todos tenemos una larga lista de cualidades que debe tener la pareja ideal. Mientras que unos sueñan con una historia de cuento de hadas, otros esperan conseguir un compañero que encienda las bajas pasiones. Esto depende de la construcción de factores genéticos, socioambientales y emocionales de cada persona, incluso la música puede generar sugestión en los sentimientos.
En ocasión de San Valentín, Deezer, la plataforma de streaming más dinámica, diversa y personal del mundo, le preguntó a una sexóloga cómo influye la música en la definición de la personalidad de las parejas
“La música que una persona escucha tiene influencia en su personalidad, genera memorias asociativas con experiencias del pasado, se convierte en la herramienta para expresar emociones y sentimientos y es un vehículo altamente estimulador y diferenciador de la intensidad de las emociones entre las parejas”, afirma Carolina Guzmán, psicóloga terapeuta y sexóloga.
Guzmán identifica cuatro tipos de amantes según la música que escucha:
Las sensibles
Las personas altamente sensibles, conocen su cuerpo y sus movimientos, se sienten seguras de lo que su forma proyecta al mundo, puede decirse que la música es su musa creadora e instintiva con la que pueden atraer a otros individuos.
Los arriesgados
Impulsados por búsqueda de novedad pueden relacionarse con prácticas que están fuera de lo convencional o de la norma. Pueden tener tendencias agresivas más no consideradas violentas al momento de entablar una relación sexual, por eso a la hora de elegir música, prefieren sonidos más fuertes.
Los carismáticos
atraen y cautivan a los demás despertando la admiración de estos fácilmente. Resultan ser altamente complacientes, risueños, y generosos en el desempeño sexual.
Los conservadores y elementales
Son aquellos que se adhieren a la norma. Son temerosos de emprender y experimentar cosas nuevas en el momento de tener relaciones sexuales. Desconocen lo que sus zonas erógenas pueden percibir y opinan de la sexualidad como un acto meramente reproductivo.