Denuncian que migrantes aspirantes a asilo son capturados antes de llegar a EEUU

Agentes de la patrulla fronteriza están interceptando a los centroamericanos en los pasos de la frontera antes de que lleguen a territorio de EE.UU. para impedir que pidan asilo político, según testigos y activistas de los derechos de los inmigrantes.

Rubén García, director de Casa Anunciación, un refugio para inmigrantes fundado hace 40 años en El Paso, aseguró que son muchos los casos de centroamericanos aspirantes a asilo político que han sido rechazados en los pasos fronterizos de esa ciudad texana en las últimas semanas antes de pisar territorio estadounidense.

«Bastante gente de los que están llegando nos cuentan que los detuvieron exactamente donde está la línea de la frontera, arriba de los puentes», dijo García, quien aclaró que los centroamericanos han podido entrar en grupos una vez que los oficiales se retiran.

Observadores enviados por Casa Anunciación a los puertos de entrada han dicho que los agentes fronterizos solo piden documentos «a los que ellos sospechan que son centroamericanos», principalmente de El Salvador, Guatemala y Honduras, dijo.

Mencionó que los agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) les dicen a los aspirantes a asilo que el lugar está abarrotado, que carecen de tiempo para procesarlos o, de plano, que no hay modo de otorgarles ese derecho.

Preguntado por esta cuestión, Rubén Jauregui, portavoz de la CBP, un organismo perteneciente al Departamento de Seguridad Nacional, dijo en un comunicado que se está adoptando «un enfoque proactivo» para agilizar el paso de los inmigrantes legales.

«El número de individuos inadmisibles que CBP puede procesar varía según la complejidad del caso, recursos disponibles, necesidades médicas, requisitos de traducción, espacio de detención, volumen de puerto general, y acciones de aplicación en curso», dijo.

Según el director de Casa Anunciación, ha habido casos de inmigrantes que optan por cruzar el Río Grande de manera clandestina para entregarse luego a la Patrulla Fronteriza y pedir asilo.

Para García, se trata de una práctica ilegal.

«Si tú le dices ‘yo vengo aquí porque yo tengo miedo a seguir mi vida en mi país’, es contra la ley que el oficial te diga: ‘Regrésate a México porque estamos ocupados», mencionó.

Según el activista proinmigrantes, esta medida ya había sido utilizada en años recientes por la CBP cuando el número de aspirantes a asilo era hasta cinco veces mayor al actual.

«La gran diferencia esta vez es que nosotros sabemos que los centros no están llenos, así que no es cierto», aseguró García, quien dijo que cuando preguntó a un agente fronterizo por el motivo de esta medida, le respondió que es una decisión «que viene de Washington» y que se está aplicando «en la frontera entera».

Personas que trabajan en el lado mexicano de la frontera confirmaron que los agentes están mandando de regreso a los centroamericanos antes de que puedan pisar EE.UU.

«Ayer vi que regresaron como a 20 por aquí», dijo una vendedora ambulante que trabaja en el Puente Internacional Paso del Norte, a unos metros de donde se colocan los agentes.

El jefe de los guardias de la compañía privada de seguridad encargada de proteger las garitas de peaje dijo a Efe que hace «como una semana» un oficial de la CBP le pidió «el favor» de no permitir el ingreso de centroamericanos al puente.

«A los que se les ha negado pasar son más bien indígenas. Uno puede saber que no son de aquí. Casi ninguno de ellos habla bien español», dijo el guardia, quien pidió no ser identificado.

Pese a los esfuerzos del Gobierno, un estudio del Center for American Progress (CAP) divulgado hoy indica que entre 2011 y 2017 las peticiones de asilo de personas procedentes de El Salvador, Honduras y Guatemala se multiplicó por once entre 2011 y 2017, debido a la creciente violencia en esos países. (EFE)