Asaltan y asesinan a estudiante de la UPNFM

“Yo envié a Tegucigalpa desde El Paraíso a mi hijo para que estudiara y me llevara un título universitario, pero nunca me imaginé llevarlo en una caja mortuoria, por culpa de esta ola delictiva que me le arrebató la vida”, dijo ayer con signos de amargura el padre de Douglas Rafael Mendoza Ordóñez, de 22 años, quien murió tras ser asaltado por delincuentes, en Residencial Plaza donde visitaba a sus compañeras de la Universidad Nacional Pedagógica Francisco Morazán.

El universitario recibió un certero disparo en su pecho tras ser despojado de sus pertenencias, cuando caminaba rumbo a su apartamento, ubicado en la colonia Kennedy de Tegucigalpa, dijo don Douglas Mendoza, el padre de la víctima, quien aseguró que su hijo era bien portado y su única intención era graduarse como licenciado en Ciencias Sociales de la UPN.

El llanto de don Douglas, encargado de los cursos cristianos de la iglesia Católica hondureña en la ciudad oriental, dijo que gracias a Dios que está en este camino, porque de lo contrario su ira sería mucho más fuerte, ya que perder a su único hijo varón lo deja sin aliento.

Los facinerosos se conducían en un carro tipo turismo amarillo, quienes le exigieron bebidas alcohólicas y al negarse se bajaron dos hombres, quienes le dispararon y luego lo despojaron de sus pertenencias.

Según algunos amigos que llegaron a la Morgue del Ministerio Público (MP), cuando sucedió el crimen, Mendoza Ordóñez era acompañado por Ernesto Pineda e Ismael Torres Flores, quienes resultaron heridos, ya que corrieron para evitar ser asaltados.

Al igual que Mendoza Ordóñez sus amigos fueron traslados al Hospital Escuela Universitario (HEU) para salvaguardar sus vidas, pero según denuncias del padre del universitario, a su hijo lo atendieron dos horas después y por eso perdió la vida.

El joven estaba a punto de concluir su carrera en la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán, cuando los delincuentes acabaron con la vida del muchacho.