“Calles compartidas” crean experiencias de convivencia

DANLÍ, El Paraíso. Entre la alegría de los niños y las críticas de los adultos, el proyecto piloto “Calles compartidas” avanza a su etapa final después de un mes de actividades culturales, sociales y educativas desarrolladas en el centro de la ciudad como parte de la iniciativa que promueve la Fundación Ciudad Emergente, en alianza con la Fundación Crecer de Guatemala y Codande, financiado por el Fondos de Chile.

El Comité Danlidense de Desarrollo (Codande) y la Fundación Ciudad Emergente de Chile permanecen desde hace un mes coordinando las actividades que se desarrollan en las calles compartidas del centro de la ciudad, donde cientos de niños y jóvenes se han integrado a las ferias educativas, exhibición de productos artesanales, campañas y juegos tradicionales emprendidos por las escuelas, colegios e universidades como la Politécnica, la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UPN-FM), entre otras que respaldan el novedoso proyecto.

Uno de los miembros del proyecto, Gustavo Rubinstay Ochoa, explicó que a dos semanas de finalizar el proyecto se anuncia para el 24 de julio próximo la entrega de un informe con resultados a autoridades y organismos internacionales que contribuyeron con la iniciativa. “El proyecto se encuentra a dos semanas de cerrar y nos deja cientos de niños felices, actividades y experiencias sobre cómo podemos tener una ciudad con más actividades recreativas, espacios públicos y en todo proyecto hay comentarios negativos que serán sumados para mejorar un posible proyecto permanente”, señaló.

El problema de la población adulta es la falta de estacionamientos, la poca costumbre en realizar una pequeña caminata hasta los lugares de trabajo y los danlidenses pretenden tener su vehículo estacionado frente a sus viviendas o lugar donde realiza las compras, por lo que las quejas de los conductores son constantes y no quieren compartir las calles responsablemente con los peatones.

Juegos de pelota en las calles compartidas de Danlí, donde los pequeños son quienes más disfrutan del proyecto.

EL “TRENCITO”

Los días de semana en el parque central nunca fueron tan divertidos, hasta que Marvin Torres un ciudadano con visión de empresario del turismo creó el primer y único “trencito” con materiales reciclables para recorrer el casco histórico de Danlí.

“Revisando las páginas de internet y algunas iniciativas de turismo de otros países, logré materializar mi sueño de ofrecer a los niños y jóvenes una manera diferente de hacer turismo y valorar la herencia o patrimonio de los danlidenses, es un tren con materiales reciclables, acarreado por un busito pequeño y económico”, detalló.

“Somos tres personas que caminamos, entre ellos un payasito que se ocupa de pedir el paso a los conductores y que muy amablemente han respetado esta iniciativa de turismo”, indicó.

El “trencito” se ha puesto en marcha como parte del proyecto piloto de “Calles Compartidas”, donde a la orden de los niños de los centros educativos tiene un bajo costo económico.

El tren será a futuro una herramienta turística para los fines de semana en el centro histórico de Danlí, donde convergen las visitas de lugareños y turistas que llegan a la zona oriental a disfrutar de su belleza, la calidad de su gente y su rica gastronomía, entre otros atractivo. (CR)

El “trencito” forma parte del proyecto “Calles Compartidas”, a bajo costo para los centros educativos.
La estación del trencito está en el parque central de Danlí.
Gustavo Rubinstay Ochoa: “Proyecto hace felices a miles de niños”.
Marvin Torres, dueño del “trencito”.