Como “sardinas” y con música estridente viajan los pasajeros

Buses sobrecargados, conducidos a máxima velocidad, con música estruendosa, y cobradores y conductores con malos modales, algunas veces cómplices de delincuentes, son parte de las preocupaciones que enfrentan a diario miles de usuarios del transporte, quienes exigen un mejor servicio.

El transporte urbano de buses y taxis colectivos es utilizado por la mayor parte de la población que reside en la ciudad, en muchos casos porque carece de vehículo propio, sin embargo, aunque las autoridades hayan concesionado el servicio a empresas privadas, mucha gente demanda calidad en la oferta del mismo.

Para reducir el congestionamiento vehicular en la mayoría de bulevares, avenidas y calles de la capital, según las autoridades de la Alcaldía Municipal del Distrito Central (AMDC) y del Instituto Hondureño de Transporte Terrestre (IHTT), se debe incentivar el uso del transporte masivo, aunque el tema de la supervisión de calidad signifique un reto incumplido.

El gremio de los transportistas constantemente reclama equiparar los cobros por pasaje, de acuerdo a los aumentos de los combustibles y al precio de los repuestos, no obstante, rara vez gestan cambios en beneficio de los usuarios del transporte. (KSA)

OPINIONES
“Uno viaja apiñado”
Antonio Lagos (electricista): “Uno viaja ´apiñado´ en los rapiditos y creo que tienen que mejorar, poner un límite de pasajeros, hay buses que llevan la música demasiado alta, si uno trata de hablar con alguien no lo escuchan”.
“Le suben al pasaje”
Yamileth Hernández (licenciada en mercadotecnia): “No he tenido problemas con los modales o el comportamiento con los transportistas con los que viajo, solo que algunos taxistas, después de las 5:00 de la tarde, le suben al pasaje y creo que eso debe ser supervisado por inspectores”.
“No cumplen las rutas”
Wilton Flores (perito mercantil): “Algunos buses no dan el servicio adecuado, porque no cumplen las rutas, se desvían por donde no es, y caminan a exceso de velocidad; tiene que haber inspectores de transporte supervisando las rutas, así como ellos exigen, el usuario también tiene derecho”.
“Irrespetan tercera edad”
Ramón Velázquez (campesino): “Hay transportistas que no respetan cuando se bajan personas de la tercera edad y que no moderan el sonido de los parlantes que andan, hay personas que a veces andan enfermas, con dolor de cabeza, se tiene que regular el volumen”.
“Lo bajan donde quieren”
Karen Medina (ama de casa): “Los buses viajan súper llenos, uno viaja incómodo, aunque usted pague bastante, y lo bajan a uno donde ellos quieren, tiene que haber inspectores y policías y que se diseñen ciertas normas para el cumplimiento en favor del usuario”.