Honduras es un referente en reducción de muerte materna

Los grandes avances logrados en la reducción de muerte materna y neonatal en Honduras fueron comprobados esta semana por una delegación del Ministerio de Salud y del Servicio Nacional de Salud de República Dominicana, en visitas al centro de salud de Dulce Nombre de Culmí y el Hospital San Francisco de Juticalpa en Olancho.

Los caribeños conocieron las metodologías y procesos aplicados para lograr reducir este número de muertes que se producen durante el proceso de parto.

En el Hospital San Francisco de Juticalpa, en Olancho, nacen 5,765 niños al año. En los últimos cinco años los trabajadores de este centro de salud han logrado prácticamente eliminar los casos de muerte materna (solo dos casos desde 2013) y han reducido en más de la mitad el número de muertes neonatales, pasando de 59 casos en 2013 a 24 en 2018.

La mejora de la calidad en la atención es clave del éxito que se registra con la colaboración entre la Secretaría de Salud (Sesal) y la Iniciativa Salud Mesoamérica, gestionada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La delegación dominicana está conformada por la asesora del Ministerio en Salud Materno e Infantil, Luz Herrera, la directora de Atención Primaria, Hilda Cruz, el director de Asistencia a la Red, Víctor Calderón, y la encargada del Departamento de Calidad del Servicio, Claudia Bautista.

También participaron, la secretaria ejecutiva de la Iniciativa Salud Mesoamérica, Emma Iriarte; el especialista de salud del BID en Honduras, Hugo Godoy y Calorina González, especialista de salud del BID en República Dominicana.

Los dominicanos comprobaron de primera mano los planes de mejora de la calidad que se han implementado desde el año 2013 en el centro de salud materna e infantil de Dulce Nombre de Culmí, gestionado por Predisan, y en el Hospital San Francisco de Juticalpa.