Rescatan cadáver de tercera víctima de asalto en lancha

El cuerpo de uno de los tres hombres ultimados a disparos, el lunes anterior, en un “pipante” que se desplazaba sobre el río Patuca, Olancho, fue encontrado este jueves, a unos nueve kilómetros del sitio donde fueron rescatados los cadáveres de sus acompañantes.

El triple crimen es considerado el octavo caso de muertes múltiples ocurridas en enero en el país.

Los difuntos fueron lanzados al río Patuca y fue hasta hoy que a la morgue capitalina ingresó el cuerpo que faltaba localizar.

Los restos de Odín Ariel Barahona Centeno (20) fueron localizados en un afluente del río Patuca, a unos 9 kilómetros de donde el lunes anterior fueran encontrados Santos Julián Sánchez (43) y Gustavo Adolfo Vargas (32).

COMPRABAN Y VENDÍAN GANADO

Los comerciantes eran originarios de San Marcos de Colón, departamento de Choluteca, dedicados a la compra y venta de ganado.

Los tres ganaderos, según parientes, el lunes anterior salieron de su pueblo natal, en San Francisco, San Marcos de Colón, para realizar unas compras de ganado en Olancho.

Aparentemente, cuando las víctimas iban a bordo de un “pipante” o lancha alquilada, fueron interceptados en el camino por varios malhechores armados.

Luego de ser sometidos y asaltados, los hombres fueron ultimados a balazos, siendo lanzados sus cuerpos al río Patuca.

Ese mismo día, pobladores de la zona localizaron y rescataron los cuerpos de Sánchez y Vargas, para entregarlos a la Fiscalía correspondiente, mientras que el cadáver de Barahona Centeno fue arrastrado río abajo, lo que impidió sacarlo ese día.

Iveth Barahona, hermana del occiso, indicó que en total eran tres personas las que iban en la lancha y lo que “pasa es que Gustavo y el conductor de la lancha quedaron arriba y mi hermano fue el que más corrió y el que más arrastró el río, quedó a nueve horas más de profundidad”.

Fue hasta ayer que pescadores avisaron a la Policía Nacional, que en el río flotaba un muerto, siendo rescatado y trasladado posteriormente a la morgue capitalina.

Iveth Barahona, hermana de una de las víctimas, desmintió la versión policial que indica que sus parientes se dedicaban a la venta de drogas, pues vendían ganado y lácteos.

PARIENTE: ERAN GANADEROS

Un familiar de las tres víctimas dijo que el crimen se habría cometido por asaltarlos, ya que andaban comprando ganado. Desmintieron que las tres víctimas se dedicaran al narcotráfico, como se dijo en un principio.

“Ellos andaban comprando ganado, ya que mi familia se dedica a la compra y venta de ganado, desmentimos que es por droga”, relató la pariente.

El pasado lunes, la Policía Nacional rechazó algunas versiones de prensa que aseguraban que se trataba de una masacre y que los decesos eran cuatro. La información oficial se centró en dos muertos, sin embargo, hoy se agregó una tercera víctima.

Según un comunicado, la Policía Nacional reconoció que solo había muerto Sánchez y Vargas, a la altura del río Guayabito, en Patuca, Olancho, una zona donde se han desarrollado fuertes operaciones contra el tráfico de drogas.

El 2018 cerró con 39 masacres en Honduras, es decir, un promedio de una cada nueve días, sin embargo, en 15 días del nuevo año ya han ocurrido ocho asesinatos múltiples, con un saldo de 28 víctimas.