Investigan a primeros colegios por cobros ilegales de matrícula

Al menos una docena de denuncias por cobro de matrículas han conocido las autoridades de la Secretaría de Educación, por parte de padres de familia que no están de acuerdo con esas imposiciones en los centros educativos.

El período de matrículas inició el pasado 15 de enero, mismo que fue oficializado por el Presidente de la República, Juan Orlando Hernández, donde esperan que en este período se inscriban 2.2 millones de niños y jóvenes en los niveles de prebásica, básica y media.

La nueva disposición es que la matrícula es gratis y no debe evitarse el acceso a la educación por cobros de matrícula, al menos que la sociedad de padres de familia lo acuerde con los docentes, pero no es obligatorio.

Al respecto, el ministro del ramo, Arnaldo Bueso, manifestó que a ningún niño se le debe restringir la matrícula por motivos de cobros en los centros educativos públicos.

“No se debe cobrar matrícula, yo mismo voy a ir a supervisar los centros donde se está denunciando que hay cobros para que se garantice el acceso a la educación a los niños y jóvenes”, afirmó Bueso.

Así, añadió que visitará los establecimientos de enseñanza para conocer de cerca el cumplimiento de las disposiciones y lineamientos ya establecidos para este nuevo período escolar.

El objetivo es evitar que ocurra lo mismo que años anteriores, donde muchos alumnos quedaron fuera de matrícula por no tener recursos económicos para pagar la cantidad de dinero que les pedían los directores del centro educativo.

Autoridades educativas informaron que ningún director de centros educativos está facultado para hacer cobros por matrícula a los padres de familia que inscriban a sus hijos en este año escolar.

De tal manera que desde los primeros días del presente mes, las autoridades enviaron un escrito a los directores departamentales, distritales y a los de centros educativos, en el que les instruye que queda prohibido exigir pagos para que un niño o joven pueda ser matriculado.

La medida se debe a que, en años anteriores, muchos alumnos quedaron fuera de matrícula en los establecimientos de enseñanza, por no tener recursos económicos para pagar la cantidad de dinero que les pedían los directores del centro educativo. Lo anterior corresponde al artículo 7 de la Ley Fundamental de Educación, en cual declara que queda prohibido cualquier exigencia de contribución económica por parte de los docentes o autoridades educativas, precisa la comunicación.