El mundo pide salida pacífica en Venezuela

Bogotá (EFE). Gobiernos y organismos internacionales coincidieron el jueves en pedir que haya una salida pacífica a la crisis en Venezuela, luego de que Juan Guaidó se autoproclamara presidente, hecho respaldado por varios países, y en medio de las protestas que ya dejan unos 26 muertos.

China y Rusia, países que han hecho importantes inversiones en Venezuela y que tienen como garantía las reservas petroleras del país suramericano, expresaron su respaldo al presidente Nicolás Maduro y rechazaron toda injerencia en los asuntos internos.

México y Uruguay, que defienden el orden democrático y la no injerencia en los asuntos internos de los países, presentaron una iniciativa a Venezuela para que las partes, gobierno y oposición, reanuden el diálogo y lleguen a una salida pacífica, la cual ya fue aceptada por Maduro.

La organización no gubernamental Observatorio Venezolano de Conflictividad Social informó que ya son 26 los muertos registrados en medio de las protestas antigubernamentales de las últimas horas.

Los mandatarios de Colombia, Iván Duque, y de Brasil, Jair Bolsonaro, aseguraron desde Davos (Suiza) que comparten el deseo de que «regrese la democracia» a Venezuela, luego de reafirmar su apoyo al opositor Guaidó, como también lo hizo el Grupo de Lima.

El jefe de Estado de Costa Rica, Carlos Alvarado, advirtió que «lo que pasa en países como Venezuela y Nicaragua tiene impactos que trascienden sus fronteras», de tipo migratorio, económico y social y abogó por una solución democrática a través de elecciones libres.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, quien ya expresó su respaldo a Guaidó, dijo que analiza con su gabinete la situación con Venezuela y que por el momento la embajada argentina en Caracas funciona con «relativa normalidad».

El gobierno de Chile está estudiando la situación del embajador de Venezuela en Santiago, Arévalo Méndez, para quien baraja varios escenarios que de momento prefiere no hacer públicos.

El mandatario de Ecuador, Lenín Moreno, dijo que lo ocurrido en Venezuela busca «dar legitimidad al presidente interino (Guaidó), lo que va a permitir la viabilidad hacia un sistema pleno, democrático, de tolerancia, de respeto a los derechos humanos».

El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, expresó la «fuerte preocupación» de su Gobierno ante el riesgo de una escalada de violencia en Venezuela y apostó por un «proceso democrático» que garantice la voluntad popular.

La Asociación de Industriales Latinoamericanos expresó su respaldo al pueblo venezolano y aseguró que la libertad y la democracia son requisitos fundamentales para el desarrollo económico y social de la región.

El Parlamento Europeo anunció que celebrará en la sesión plenaria de la próxima semana un debate sobre la situación en Venezuela y aprobará una resolución de urgencia.

El ministro de Exteriores de Portugal, Augusto Santos Silva, declaró que el Ejecutivo de Nicolás Maduro «tiene que entender que su hora acabó» y que «es necesario» realizar elecciones «justas y libres» lo antes posible. EFE