VIH se ensaña con sector productivo: 36 mil infectados de 15 a 50 años de edad

El Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH) se ha ensañado con la población económicamente activa en Honduras, ya que estadísticas de la Secretaría de Salud (Sesal) indican que actualmente hay 36,564 personas contagiadas, en su mayoría de 15 a 50 años de edad.

La directora general de Normalización de la Sesal, Elvia Ardón, dijo que en Honduras se cuenta con una epidemia concentrada, llamada así porque tiene más del cinco por ciento de prevalencia en el país.

Ante esa situación, la Sesal ha identificado las poblaciones más vulnerables, que en su mayoría están distribuidas en los departamentos de Cortés, Francisco Morazán, Atlántida, Colón, Yoro y Choluteca; en estos departamentos se acumula el 80 por ciento de los casos.

Pero también se reporta que Choluteca y Danlí han registrado más casos en comparación a los años anteriores.

A criterio de las autoridades de Salud, Honduras tiene una epidemia concentrada de VIH en poblaciones clave que ya han sido identificadas.

¿LOS MÁS VULNERABLES?

“Entre estas poblaciones más vulnerables están los hombres que tienen sexo con hombres, las mujeres trans, las trabajadoras sexuales, pero también se han estudiado otras poblaciones más vulnerables”, explicó Ardón.

La tasa de prevalencia en la población garífuna y los privados de libertad supera la de la población general.

“Son 34,654 casos hasta octubre del año pasado”, indicó la funcionaria, cifra a la que se suman los nuevos casos surgidos entre noviembre del 2018 y enero del 2019, es decir, 1,910. Ese es el registro que maneja la Secretaría, pero todavía falta que se actualicen los datos de dos meses en varias regiones sanitarias.

Para la atención de las personas con VIH, el gobierno anualmente destina 80 millones de lempiras que se invierten en medicamentos antirretrovirales (ATR), en tres líneas de tratamiento.

La población más afectada es la económicamente activa, donde los hombres representan el 54 por ciento y las mujeres el 46 por ciento.

Ardón detalló que, “el país ha retomado los compromisos que se tienen con el Fondo Mundial y el 94 por ciento de los medicamentos se compran con fondos nacionales”.

Los pacientes, al diagnosticarlos con VIH, inician con la primera línea del tratamiento, si esta no funciona, pasa a la segunda línea, que es más fuerte; y en última instancia se les aplica la tercera línea, que es el tratamiento más fuerte y tiene un costo de 20,000 lempiras mensuales.

Las autoridades realizan actividades de prevención, con el apoyo de los países cooperantes, se están realizando actividades con organizaciones no gubernamentales (ONG) de la diversidad sexual, ya que ellas conocen a las personas que están más expuestas al virus.

Estos nuevos grupos de trabajo identifican la población y les realizan las pruebas y les brindan la parte educativa, para que se puedan cuidar y llevar el tratamiento requerido.

“La población económicamente activa es la que más se nos está infectando, personas entre 15 y 50 años de edad, en esas edades es donde mayor número de casos que tenemos. Y los niños menores de 15, que son hijos de padres que son positivos”, manifestó Ardón.

En los últimos cinco años, el promedio de casos nuevos diagnosticados a nivel nacional es de 909 casos anuales.

“NO FUE FÁCIL ACEPTARLO”

Los adolescentes menores de 15 años que son positivos, son hijos de madres que salieron embarazadas cuando no se usaban retrovirales en mujeres en estado de gestación. Pero también hay adolescentes que son positivos porque han sido víctimas de abusos sexuales, por el uso de drogas o por tener relaciones sexuales sin protección.

“Yo no pedí tener esta enfermedad que en algún momento va a terminar con mi vida, pero las drogas, las fiestas y las malas decisiones me llevaron a ser VIH positivo; no fue fácil aceptarlo”, aseguró Carlos, un joven de 19 años que vive con el virus.

En los últimos cinco años, los promedios de casos nuevos diagnosticados a nivel nacional son de 909 por año. Hasta la fecha, el 86 por ciento de los casos de VIH son de la población mestiza, el seis por ciento garífuna y tres por ciento misquita.

Según las autoridades de Salud, el grupo más afectado es la población económicamente activa, donde el 46 por ciento de los casos son las mujeres y el 54 por ciento son hombres.

Carlos dijo que, “mi familia solo es mi mamá y no vive en el país, y no sabe que tengo VIH; ahora, cada vez que puedo, le digo a los chavos los riesgos de las drogas, las fiestas, los desconocidos y no voy a hacer lo que hicieron conmigo, porque mi vida ya no es igual”.

“Nunca presté atención a la prevención ni uso del condón, inicié mi vida sexual activa a temprana edad, descuidando e ignorando muchas cosas, y ahora mejor vivo en abstinencia para no destruir la vida de otras personas”, concluyó Carlos, con lágrimas en sus ojos.

Cada año se invierten unos 80 millones de lempiras en medicamentos retrovirales que los pacientes los adquieren de manera gratuita en las clínicas VICITS.

MEDICAMENTOS GRATIS

El acceso gratuito a los medicamentos es posible desde el año 2015, cuando se reforma la ley especial de VIH y se establece que las personas infectadas no pagarán consulta, exámenes ni tratamientos ARV.

Este paso significativo hace posible que actualmente el acceso a los ARV sea gratuito en 52 Servicios de Atención Integral (SAI), donde son atendidas personas con VIH positivo, incluyendo mujeres embarazadas, y de esta manera evitar la transmisión materno infantil.

Las mujeres en estado de gestación reciben un control prenatal gratuito, exámenes, tratamientos ARV, todo lo requerido durante el período de gestación y la programación de su parto, mediante cesárea.

El sistema de salud también cuenta con las clínicas de Vigilancia Centinela para las Infecciones de Transmisión Sexual (VICITS), en donde se presta atención integral y de ITS para las poblaciones claves.

Estas clínicas están disponibles en las diferentes regionales del país; en la capital se cuenta con varias, entre estas la del Centro de Salud Alonzo Suazo y el del barrio Villa Adela.

Los programas preventivos están dirigidos y priorizados en la población clave, así como los servicios de atención y cuidado para personas que viven con VIH. (DS)

Cortés, Francisco Morazán, Atlántida, Colón, Yoro y Choluteca son los departamentos donde se registra el 80 por ciento de los casos de VIH-SIDA.
EN CENTRO INTEGRAL
Diagnostican tres casos nuevos diarios en HEU
En el Hospital Escuela Universitario (HEU), el Centro de Atención Integral (CAI) atiende alrededor de 1,200 personas que son VIH positivo, a quienes se les da desde la atención psicológica hasta los tratamientos.

La coordinadora de la Consulta Externa del CAI, Xiomara Cerén, explicó que en el centro se brinda la atención integral en todo lo que es el proceso infeccioso desconocido.

Allí los pacientes inician un tratamiento en consejería y psicología, para que puedan iniciar con el proceso de aceptación de la enfermedad y vivir con ella siguiendo el debido tratamiento.

Pero también se reciben pacientes que son referidos de las clínicas VICITS o de otros hospitales, por lo que en el CAI a diario se reciben entre dos y tres pacientes nuevos.

Cerén explicó que hay temporadas en las que diariamente se reciben hasta cinco pacientes nuevos y siempre son personas con edades entre 15 y 49 años de edad, que vienen de distintos puntos del país.

“Aquí, ellos reciben todo el medicamento retroviral, y recordarles a ellos que este virus no lo va a matar en cuanto se les detecte; también les mostramos a cuántas enfermedades están expuestos, ya que sus defensas van bajando”, señaló.

A los pacientes que llegan al CAI se les realizan tres pruebas para comprobar la existencia del virus en su cuerpo, pero aquí también se cuenta con un promedio de 200 pacientes que son niños.

Muchos de los menores son hijos de padres con VIH y otros han sido contagiados por abuso sexual.

DE FONDO MUNDIAL
15.2 MILLONES EN PREVENCIÓN
Con el apoyo del Fondo Mundial para la Lucha Contra el VIH/SIDA, el país compra pruebas rápidas para VIH, específicamente para embarazadas, y adquiere leche en lata que se les brinda por seis meses a los hijos de las madres VIH positivas.

Asimismo, el Fondo Mundial, entre 2016 y 2019, ha destinado 15.2 millones de dólares a programas de prevención de las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y VIH.

La representante del Fondo Mundial, Delphine De Quina, dijo que, “este apoyo es constante para la prevención del VIH, trabajando con personas que tienen relaciones con el mismo sexo y trabajadores sexuales, por lo que hasta el momento se está apoyando en 800 establecimientos de salud”.

Destacó también que se trabaja en estrecha coordinación con la Organización de las Naciones Unidas, especialmente con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y ONUSIDA, para que los esfuerzos sean compartidos, coordinados, y sobre todo, positivos.