Por unas “tierras” se matan dos hermanos y un sobrino

La avaricia y la mala reparticion de una herencia llevó a la desgracia a una famila, al matarse entre sí dos hermanos y un sobrino, el sábado anterior y por la pelea de unas tierras en la aldea Agua Caliente, municipio de San Francisco de Opalaca, Intibucá.

Las víctimas y protagonistas de la triste historia son los hermanos Evelio Sánchez Vásquez (56), Cornelio Sánchez Vásquez y el sobrino de ambos Fruderman Sánchez (19), todos originarios de la zona donde se mataron a escopetazos y machetazos.

El parte policial indica que el sábado anterior, a eso de las 5:30 de la tarde, a la casa de Evelio Sánchez, llegó su hermano, acompañado de un sobrino y en aparente estado de embriaguez.

Luego de varios reclamos, uno de los “bolos” sacó una escopeta y disparó en una ocasion contra Evelio Sánchez, hiriéndolo de gravedad, y muriendo minutos después del ataque armado.

Luego de cometer el crimen, Cornelio Sánches Vásquez y su sobrino, Fruderman Sánchez, salieron huyendo de la hacienda, pero en el trayecto fueron alcanzados por otros hombres, que con machete en mano los comenzaron a atacar.

Varias heridas de arma blanca sufrieron los dos parientes, muriendo casi en el acto, por las multiples heridas sufridas durante el segundo ataque.

Luego de las tres muertes al sector, llegaron varios agentes policiales, para comenzar a investigar y determinar las causas de los dos ataques que dejaron enlutada a una familia de campesinos y productores de café.

En primera instancia, según otros parientes, se informó que los dos hermanos, cuando estaban en vida, mantenían problemas personales, supuestamente por la pelea de unos terrenos heredados por sus padres.

En tal sentido, luego del triple crimen, la Policía Nacional a través de agentes de investigación e inteligencia, en conjunto con autoridades del Ministerio Público, realizaban otras operaciones policiales para dar con el paradero de los sospechosos de dar muerte a dos de los tres parientes.

Los tres parientes ingresaron ya muertos a la morgue capitalina, tras matarse entre sí, en el municipio de San Francisco de Opalaca, Intibucá.