Bukele gobernará con poco apoyo del Parlamento

San Salvador (AFP). El presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele, asumirá el poder en junio con el desafío de tender puentes con el Legislativo para romper con el lastre del tradicional bipartidismo y lograr fortalecer la economía y combatir a las violentas pandillas, advirtieron analistas.

«El Salvador ha pasado la página de la posguerra y ahora podemos empezar a ver hacia el futuro», declaró Bukele la noche del domingo tras conocer su victoria, refiriéndose al período posterior al fin de la guerra civil en 1992, durante el que se turnaron el poder los mismos grupos de derecha e izquierda que se enfrentaron en armas por 12 años.

«Nos toca a todos empezar a construir el país que queremos», dijo el carismático presidente electo de 37 años, que venció en primera vuelta al frente del pequeño partido conservador Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA).

Pero tras la euforia del triunfo, que rompió el bipartidismo de tres décadas, Bukele deberá buscar un «franco diálogo» con otros partidos y formar un gabinete que marque diferencia con «la desgastada» gestión de gobiernos pasados, opinó el analista y profesor universitario Juan Ramón Medrano.

Con 99.94% de las actas contadas, Bukele alcanzó 53.3% de la votación del domingo y venció a la coalición derechista encabezada por la tradicional Alianza Republicana Nacionalista (Arena), que obtuvo 31.7% de los sufragios.

También se impuso a la izquierda gobernante del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que sumó 14.4% de los votos para el excanciller Hugo Martínez, y al minoritario partido Vamos (0.78%).

El presidente Salvador Sánchez Cerén anunció el lunes que nombró una comisión de transición, encabezada por el vicepresidente Óscar Ortiz, que en las próximas semanas comenzará a revisar detalles para el traspaso de poder.

Para Medrano, Bukele deberá hablar con la oposición que domina el Congreso para mantener la gobernabilidad, luego de que en los últimos años el FMLN y Arena «se neutralizaron mutuamente», bloqueando avances legislativos.

Frenar la violencia de las pandillas, hacer crecer la estancada economía y mantener los subsidios en servicios públicos para los más pobres, exigirá a Bukele un acuerdo con sus opositores.

«Se necesita un pacto fiscal (con el Legislativo), el cual pasa por un pacto social» para obtener los recursos necesarios para gobernar, advierte también el analista y profesor de la Escuela Superior de Economía y Negocios, Carlos Carcach.

A su juicio, Bukele debe llegar a acuerdos para elevar la recaudación tributaria, que según el Banco Central de Reserva (BCR) es de 17.8% del PIB, una de las más bajas de América Latina, que tiene un promedio de 22.3%.