Conjuros a domicilio y pagados en cuotas ofrecen “ciberbrujos”

***Uno de los servicios más solicitados son los “amarres” con sapos costurados, en los que el hechicero introduce previamente una fotografía de la víctima en el hocico del animal.

En oferta y hasta con limpiezas espirituales gratuitas, los “ciberbrujos” ofrecen en las redes sociales hechizos para el “mal de amores” y “amarres”, con solo proporcionarles datos y fotografías, a través de su Facebook, para que ellos hagan llegar sus conjuros a domicilio.

Los gurús de la magia negra venden sus conjuros como “pan caliente”, detrás de una computadora, teléfono o tableta digital, al hacerse pasar como los únicos e indicados expertos “naturistas”, con amplio conocimiento en brebajes eficaces para satisfacer el cuerpo, mente y alma.

Al contactar vía teléfono a un brujo hondureño que se anuncia en una red social, se le consulta el precio de los llamados “amarres” y este manifiesta que “hay varios precios, pero oscilan desde los 500 hasta los 5,000 mil lempiras, pero si usted no tiene todo el dinero, le damos la facilidad de pagar en cuotas”.

Los perfiles de brujos hondureños en redes sociales abundan, al igual que los incautos y hasta reclamos por estafas y “fallas técnicas”.

AMORES A LA BRAVA

Son innumerables las fotografías de las “misas” que hacen los “ciberbrujos” y que son compartidas y comentadas en diferentes cuentas de Facebook. Llama la atención que sin ninguna mesura, ofrecen los maleficios a aquellas personas que, a la brava, desean que los amen.

“Pondré a tus pies a esa persona que amas, ya sea por capricho, amor o venganza; llorando lágrimas de sangre por ti, amarrado y ligado, sin importar dónde se encuentre o con quién se encuentre y sin pretextos”, indica otra publicación.

“Escríbeme y te daré la mejor opción, o déjame tu número al privado y me comunicaré contigo a la brevedad posible”, se lee en una de las páginas de Facebook que presta servicios en Honduras.

“¿Quiere volver a tener su relación perfecta? ¿Quiere estar enamorado como la primera vez?, ¿desea prosperidad, abundancia, un buen trabajo de amor?, deje su número y país donde contactar y yo le envío el conjuro, el ritual o el amarre directamente”, se señala en una promoción… Así de fácil se ha vuelto el mercado de la brujería.

Lo más impresionante es cómo exponen como parte de sus conjuros, a sapos amarrados de sus hocicos, a los que previamente les colocan en la lengua la fotografía de la persona a quien se presume le caería la maldición o lo que ellos llaman el “trabajito”.

Un hombre encontró este sapo amarrado de su hocico; al abrirlo, miró una foto de una mujer envuelta en cabellos; la mujer es mexicana y padece enfermedades incurables, según trasciende en redes sociales.

ABOMINACIÓN GRAVE

La santa Biblia es muy clara y contundente al respecto de toda esta clase de “servicios” o prácticas que, aunque parezcan inofensivas o meramente fraudulentas, con fines de estafa, traen consecuencias que van más allá de lo que el ser humano podría evitar.

En la Biblia, en el libro Deuteronomio, capítulo 18, versículos 9-14, se advierte que la adivinación constituye un acto abominable para el Señor.

“Cuando entres a la tierra que Jehová, tu Dios, te da, no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones. No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos…”.

En ese pasaje bíblico se indica que “… es abominable para Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas cosas abominables Jehová, tu Dios, expulsa a estas naciones de tu presencia. Perfecto serás delante de Jehová, tu Dios. Porque estas naciones que vas a heredar, a agoreros y a adivinos oyen, pero a ti no te ha permitido esto Jehová, tu Dios”.

A lo largo de la santa Biblia, Dios advierte en repetidas ocasiones que los pronósticos de los adivinos son engañosos y que, por tanto, no se debe confiar en ellos.

Triunfar en la vida es el logro que garantizan numerosos “ciberbrujos” con solo unos cuantos baños en hierbas y pócimas.
LA CURA
SANTOS, VELAS Y PÓCIMAS
Si bien, en sus anuncios por redes sociales los “ciberbrujos” mencionan que son capaces de sanar cualquier achaque a la salud física, mental y emocional; el tema del amor y desamor es su “especialidad”.

Garantizan, incluso, que los reconcores, venganzas y envidias se alejan del “cliente” al invocar a supuestos “santos”, prenderles velas y arrojar pócimas sobre fotografías que les proporcionan sus mismos clientes.

“¿Problemas y más problemas sin solución? ¡Eso se acabó! Amigos, acá: amarres de amor, abre caminos, rituales de dinero, doblegamientos, vudú, etc. con efectividad inmediata”, indica una de las peligrosas ofertas publicadas en una red social.