Madre de Berta Cáceres pide justicia por asesinato de su hija hace tres años

La hondureña Austra Berta Flores, madre de la ambientalista Berta Cáceres, recordó este sábado a su hija, asesinada hace casi tres años, y exigió justicia y que se condene a todos los responsables del «horrendo» crimen.

«No hemos parado día y noche pidiendo justicia porque va a cumplir tres años de su horrendo asesinato y aún no estamos conformes con la Justicia de nuestro país», dijo Austra Berta en entrevista con Efe.

La madre de la activista denunció además que las autoridades de Honduras la han excluido a ella y su familia del proceso legal para esclarecer la muerte de Berta Cáceres, que se oponía a la construcción en el río Gualcarque de una presa hidroeléctrica de la empresa Desarrollo Energético (DESA).

«Se nos sigue negando la información, pero seguiremos batallando, haciendo movilizaciones y denunciando públicamente» la impunidad que prevalece en el caso, subrayó Flores, de 85 años.

El 30 de noviembre de 2018, la Corte Suprema de Justicia de Honduras condenó a siete personas de las ocho acusadas por el asesinato de Cáceres y la tentativa de asesinato del ambientalista mexicano Gustavo Castro.

No obstante, Austra Berta insistió en que debe investigarse y castigarse a los autores intelectuales de la muerte de su hija, quien era coordinadora general del Comité Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh).

«Todavía no se han dictado los años de sentencia para cada uno de los gatilleros (palabra que se utiliza para definir a un asesino por encargo) y los autores intelectuales están completamente en la impunidad», enfatizó Flores, quien también ha sido una defensora de los derechos de los indígenas y la preservación el medioambiente en Honduras.

Berta Cáceres fue asesinada en su casa el 2 de marzo de 2016 en la ciudad de La Esperanza, departamento de Intibucá, en el occidente de Honduras, y por su crimen fueron condenados Mariano Díaz, Douglas Bustillo, ambos exoficiales del Ejército de Honduras, y Sergio Ramón Rodríguez, este último ejecutivo de DESA.

Además, Henry Hernández, Elvin Rápalo, Óscar Torres y Edilson Duarte, quienes fueron condenados por los delitos de asesinato y asesinato en su grado de ejecución de tentativa del ambientalista mexicano.

«Los autores intelectuales ni siquiera se mencionan», por lo que la familia de Berta Cáceres «vamos a seguir luchando hasta llegar a las últimas consecuencias», enfatizó la madre de la ambientalista.

El Ministerio Público de Honduras solicitó a inicio de febrero la apertura de juicio oral contra Roberto David Castillo, expresidente ejecutivo de DESA, acusado de ser uno de los autores intelectuales del asesinato de Cáceres.

Según la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), Castillo, detenido en marzo de 2018, fue el encargado de «proporcionar la logística y otros recursos a uno de los autores materiales ya condenado por el crimen de la ambientalista», que conmocionó al mundo.

Austra Berta describió a su hija como una mujer «llena de vida, una luchadora incansable, defensora de la madre tierra, el agua, la vida y la vida de los indígenas», y aseguró que el crimen de la líder de la etnia lenca «aún vive en la impunidad»,

«Aunque ella no vuelva, no la volvamos a ver y a tocar, pero que por lo menos se haga justicia, que vayan a la cárcel esos asesinos asquerosos que le quitaron la vida a mi hija», dijo la madre de la líder con voz entrecortada.

El crimen se consumó pese a que Cáceres contaba con medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para protegerla de las constantes amenazas que recibía. EFE