Plan de rescate de ENEE a 12 años presentarán al FMI

El plan de rescate de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) es a 12 años, el punto de partida será un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y depende de un pacto entre caballeros que pasa por las habilidades de tres personajes.

El proyecto está a cargo del coordinador del Gabinete Económico, Marlon Tábora, y según el cronograma de trabajo, en abril sería presentada una propuesta de acuerdo a las autoridades del FMI.

El representante permanente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Honduras, Eduardo Marqués Almeida, reveló que “es importante ver que ha sido dicho por el doctor Tábora -que esta es una reforma que va a tardar 12 años-”.

“Es más que un gobierno, es una reforma de país y por tanto el apoyo nuestro, de las instituciones financieras es muy importante para, justamente mantener esta continuidad, esta sostenibilidad de la reforma”, amplió el funcionario del BID.

UN BRASILEIRO Y DOS HONDUREÑOS

Refirió que en este momento Tábora “está haciendo un plan maestro de recuperación o reforma de la ENEE”, que incluiría el sector eléctrico y la aplicación de las regulaciones y normativas que demandan distintos sectores.

Al estar listo el documento, los representantes de los bancos multilaterales de crédito, se reunirán con la ministra de Finanzas, Rocío Tábora, para evaluar las condiciones de financiamiento de una parte de la deuda histórica de la estatal eléctrica.

De acuerdo a fuentes del sector privado, existe un “pacto entre caballeros” mediante el cual los empresarios depositan su confianza en Tábora para que ofrezca lo necesario al FMI con el objetivo de suscribir un nuevo programa económico que avalarían a cambio de modernizar el sistema eléctrico.

Un nuevo acuerdo con el organismo, sería como una llave para que los multilaterales puedan entrar a financiar la deuda acumulada de la ENEE, que se calcula entre 2,000 a 2,200 millones de dólares, sostienen los asesores de la cúpula empresarial.

La situación de la ENEE es crítica, tiene deudas a corto, mediano y largo plazo, programas como la recuperación de pérdidas se han estancado, más un embargo de las cuentas por 38 millones de dólares que no ha sido dilucidado ahondando la problemática.

En un entorno marcado por la incertidumbre, el sector empresarial y el gobierno han depositado sus esperanzas en tres hombres; Marlon Tábora, Eduardo Marqués Almeida y el presidente ejecutivo del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Dante Mossi.

La deuda de la estatal se calcula en alrededor de 2,200 millones de dólares, se propone una auditoría para conocer a ciencia cierta el monto total.

FONDO COMÚN DE GARANTÍA

Los empresarios le dieron el voto de confianza a Tábora luego de reunirse semanas atrás en las oficinas de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI) donde le plantearon la problemática de la ENEE desde la perspectiva privada.

Salieron satisfechos, ya que consideran que Tábora es un hombre de palabra y tiene contactos de “alto nivel” con el FMI, el BID y el Banco Mundial, ya que se ha desempeñado con éxito ejerciendo distintos cargos en Washington.

Además, porque es ingeniero eléctrico y actualmente funge como embajador de Honduras ante Estados Unidos y logró un acuerdo con el FMI en 2014, cuando las opciones de crédito estaban cerradas para el país que venía de la crisis del Golpe de Estado del 2009.

Las fuentes consultadas se refieren bien de Almeida, al considerarlo como “un hombre bueno”, dijo a este periódico el director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa (CCIT), Rafael Enrique Medina.

También lo consideran como un personaje clave para el rescate de la estatal eléctrica, porque está a cargo de uno de los principales acreedores del país y en los últimos días ha planteado varias propuestas para llevar a cabo la reforma estructural del sector eléctrico.

En tanto que a Mossi lo catalogan como un “hombre brillante” con una carrera “impecable”, en el ámbito nacional e internacional, igual que Tábora, es ingeniero eléctrico y tiene experiencia acumulada al haber representado al Banco Mundial en varios países antes de llegar al BCIE.

Mientras Tábora afina la propuesta de rescate, los tres bancos multilaterales han creado un equipo para brindar, como primer paso, apoyo técnico, pero desde ya visualizan algunas alternativas, entre ellas la creación de un fideicomiso que permita repagar una porción de la deuda de la ENEE.

En el rescate o reforma integral habrá sacrificio de todos los sectores, según el ministro de energía, Roberto Ordóñez, al expresar que será una situación “de todos en el suelo o todos en la cama”. Aquí surgen inquietudes como el aporte del gobierno, los generadores privados y los abonados.

El gobierno tendría que desembolsar alrededor de 2,500 millones de lempiras que representan deudas atrasadas de varias secretarías estatales, a los generadores se les pide acceder a renegociar contratos por suministro considerados como “leoninos”.

Mientras que a los consumidores les tocaría pagar más por consumo, ya que se argumenta que dentro del plan está el cobro de la tarifa real que anda en un promedio de 5.40 por kilovatio hora, mayor en comparación al ponderado actual que oscila en 4.80 lempiras, según estimaciones del sindicato de la estatal eléctrica. (JB)

Afirman que el éxito del proyecto depende de los hondureños expertos en finanzas y sector eléctrico, Marlon Tábora y Dante Mossi, y del representante del BID, Eduardo Marqués Almeida.
PUNTOS CLAVE
*La deuda histórica de la ENEE se estima en alrededor de 55 mil millones de lempiras, a corto plazo los generadores exigen un pago inmediato cercano a 8,500 millones, de lo contrario amenazan con apagar las térmicas y obscurecer el país.
*La semana anterior fracasó una licitación por 240 megas, mientras la estatal eléctrica está enfrascada con una demanda de las cuentas por 38 millones de dólares.
*Los tres multilaterales crearon un equipo de apoyo técnico y plantean conformar un fondo que reúna a todos los fideicomisos estatales para garantizar el repago de una porción de la deuda.
*Entre los sacrificios está el pago de la deuda consumida por las secretarías de Estado, la renegociación de los contratos con generadores eólicos, biomasa y solar, además, ajustar la tarifa a los usuarios.
*Revisar la licencia de recuperación de pérdidas técnicas y por robo de energía, ya que el supervisor no ve avances en reducción e inversiones.
BOSQUEJO DEL RESCATE
-Acuerdo con el FMI.
-Negociaciones con el BID, BCIE y BM para reperfilar la deuda con un fideicomiso de garantía.
-Elaboración de normativa para alojar la figura de fondos de inversión y convertir el endeudamiento de dólares a lempiras o viceversa.
-Apertura del sector eléctrico que permita la compra venta de energía entre privados utilizando la infraestructura de la ENEE.