Mitad de municipios están en sequía

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh), alertó recientemente, que al menos la mitad de los municipios hondureños son afectados por la carencia de agua, especialmente en las zonas donde las altas temperaturas profundizan la sequía.

El ombudsman, Roberto Herrera Cáceres, destacó que, cada año la sequía representa daños directos a por lo menos 170,000 familias de 145 municipios en el país, la que incide sobre la alimentación y en especial la nutrición de la niñez con lo cual no solo se amenaza el presente, sino que el porvenir de Honduras.

Sobre la situación, Cáceres, manifestó que, “no se puede pedir a un país tener su población saludable si su nutrición y su alimentación es deficiente o desarrollar un país con gente que, en su mayor parte está padeciendo enfermedades”.

Un estudio realizado por las autoridades de salud, en el 2012, en la zona denominada como el Corredor Seco, refleja que el 23 por ciento de los niños menores de cinco años presentaban desnutrición crónica, siendo los departamentos más afectados Intibucá, Lempira y La Paz, entre otros departamentos variadamente afectados.

La dramática situación por falta de agua apta para consumo la experimentan no solo en los poblados urbanos, sino también, en cientos de comunidades rurales donde los campesinos tierra adentro consumen agua superficial en condiciones de dudosa calidad, sin una supervisión adecuada.

Según la Quincuagésima Octava Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EPHPM), en 2017, del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), de 2,037,114 encuestados a penas 589,549 hogares, tanto de la zona urbana y rural de Honduras, cuentan con acceso al agua a través del servicio público, por lo que el resto obtiene el vital líquido de forma privada y en base a otras alternativas.

Se estima que cientos de menores en el Corredor Seco padecen de enfermedades y desnutrición por falta de agua.

RACIONAMIENTOS EN TODO EL PAÍS

El director de Investigación y Análisis Técnico del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA), Roberto Ochoa, expresó que, “todas las cabeceras municipales están creciendo a niveles urbanísticos, y generan una necesidad mayor que las comunidades propiamente rurales, en ambos casos como país estamos en un déficit de identificación y uso de nuevas fuentes”.

“Los racionamientos de agua son generalizados en el país, es un problema de gestión del agua, que pasa por la identificación financiera, tenemos que tomar en cuenta el problema del agua como un derecho humano y por lo tanto se deben de tener las previsiones económicas para poder establecer los proyectos que se requieren”.

Ochoa, enmarcó que la problemática es una responsabilidad compartida con los usuarios, por la poca cultura de ahorro de agua en las viviendas, ya que existe un desperdicio desproporcionado en muchos de los hogares que cuentan con un acceso directo a la red.

El técnico del SANAA, concluyó al informar que en el territorio nacional se cuenta con un 25 por ciento susceptible a riego, es decir, que podría regarse para un uso eficiente de agricultura, sin afectar las tierras de vocación forestal, pero la temática carece de una falta un plan hídrico que mejore la situación.

Las sequías en muchos de los municipios se deben a que la capacidad de abastecimiento ha sido superada por la demanda de la población.

PROTECCIÓN DE CUENCAS

Honduras cuenta con 19 principales cuencas sobre las cuales se desprenden muchos ríos en forma de subcuencas, sin embargo, la indiscriminada tala ilegal de árboles, en todas las áreas boscosas del país, y la desproporcional cantidad de incendios forestales afecta severamente muchos ecosistemas cercanos a las zonas productoras de agua.

Sobre los trabajos gubernamentales orientados a la protección y preservación de las cuencas nacionales, el viceministro de la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente, Pineda Fasquelle, enfatizó que, desarrollan una serie de estrategias pero que principalmente, los daños se deben a los incendios forestales.

“Estamos organizando las comunidades a través de la gobernanza del recurso hídrico, comenzamos a legalizar los consejos de cuencas, hasta ahora donde más fortaleza tiene es en territorios indígenas, buscamos que todos los que viven en las cuencas sean quienes tomen decisiones, estamos siendo más ágiles y más estrictos en la aplicación de la Ley Forestal y la Ley General del Ambiente”.

Fasquelle, señaló que, “todavía tenemos agua no contaminada como en otras latitudes horriblemente contaminadas, por actividades industriales, nuestro principal problema son el desecho de residuos líquidos, algunas actividades agrícolas como en el caso del café”.

El viceministro de MiAmbiente, dio a conocer que en donde se tienen más problemas relacionados a la gobernanza hídrica es por conflictos entre comunidades y cultivos industriales donde se bombea agua para las industrias y baja el nivel freático.

“El Cajón” es uno de los proyectos más importantes que se han realizado, tanto como recurso hídrico como productor de energía.

ACCIONES CONCRETAS

Referente a las labores concretas en favor de los recursos hídricos, el ministro del Instituto de Conservación Forestal (ICF), Mario Martínez, expresó que, “estamos liderando el proceso de declaratoria de microcuencas, donde se extiende un certificado en nombre de la comunidad luego de un diagnóstico, es un trabajo relacionado con la misma población, quienes se suman a la protección de sus recursos implementando un plan de acción”.

“También lideramos un proceso de capacitación en las comunidades para hacer un uso racional del agua, promoviendo el uso en calidad y cantidad, en un abordaje conjunto con la gente de recurso hídrico de MiAmbiente”.

“El tema de afectación de las cuencas es un fenómeno nacional, porque se está haciendo mucho cambio de uso del suelo en las zonas de amortiguamiento, se está sustituyendo parte del bosque, por cultivos de café o para poner ganado, dependiendo la zona”, sostuvo Martínez.

La zona atlántica de Honduras, en la región de la costa norte, es donde se da el mayor porcentaje de deforestación con fines de uso de la tierra para ganadería, en la zona central y occidente para realizar cultivos de café. (Por Kristian Soriano)

La ausencia de lluvias en la zona sur de Honduras todos los años provoca “hambruna” y miseria.

 

REACCIONES

DATOS

En Honduras, se estima que el 4.9 por ciento de bosques de Honduras se concentra en microcuencas legalmente declaradas, pero en promedio cada año, los incendios forestales afectan unas 60 mil hectáreas de bosques y aproximadamente 23 mil hectáreas son destruidas por la tala ilegal de madera.

A la fecha, según las autoridades, la mayoría de las zonas protegidas y productoras de agua se encuentran en óptimas condiciones, sin embargo, los incendios y la tala ilegal de madera, ya destruyeron grandes cantidades de las zonas de amortiguamiento de las reservas.