Medidas cautelares a acusados de falsificar incapacidades del IHSS

El juez resolvió decretar la medida distinta a la prisión a diez personas capturadas supuestamente por falsificar incapacidades médicas en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) en San Pedro Sula, Cortés.

A los implicados se les indicó que parte de las disposiciones que deberán dcumplir será no salir del país y firmar el libro de control del juzgado, mientras que la próxima audiencia se celebrará el 8 de abril próximo en los tribunales de justicia de la “capital industrial”.

Así, el portavoz de la Corte Suprema de Justicia en San Pedro Sula, Ruy Gabriel Barahona, detalló que después de la audiencia de declaración de imputado se debe determinar si se trata de personas que trabajan para el Seguro Social o la empresa privada y cuáles son los cargos que han desempeñado.

En una acción coordinada por la Fiscalía Especial para la Transparencia y Combate a la Corrupción Pública (FETCCOP) en conjunto con la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), le dieron captura a Cristian Samuel Pineda, Cristhian Joseph Rivera, Omar Alonso Moncada, Amparo Fajardo, Darwin Geovany López, Dayan Sofía Valladares, Cristofer Joseph Peralta, Cristina Mackay Henríquez, Alexander Martínez Hernández y Walter Fabricio López.

Los detenidos están acusados por el supuesto delito de uso de documentos públicos falsos.

La acusación se deriva de una denuncia interpuesta por autoridades del IHSS, en la regional de San Pedro Sula, en torno a la falsificación de documentos.

Fue así como la FETCCOP y la ATIC, a través de agentes asignados al Departamento de Investigación de los Delitos en Contra de la Administración Pública (DIDCAP) de la Regional Norte, comenzaron con el caso y se constató que una enfermera de nombre Glenda Elizabeth Zaldívar Ruiz era quien se encargaba de falsificar y adulterar las incapacidades médicas.

De acuerdo con la investigación, la profesional de la salud vendía las incapacidades firmadas por otros doctores que no laboraban en el IHSS, la mayoría de las personas acusadas por el Ministerio Público (MP) trabajaban en distintos “call center” y compraban el documento falso para no presentarse a sus empleos durante días.

Las capturas fueron efectuadas en San Pedro Sula y Tegucigalpa, por equipos de agentes del DIDCAP y del Departamento de Apoyo Estratégico, Operaciones Especiales y Comunicaciones de la ATIC.