Iglesia denuncia falta de respuesta

Caracas, Venezuela (AFP). La Iglesia Católica venezolana denunció la «falta de respuesta» oficial ante el colapso de los servicios públicos, tras los apagones que se registran desde inicios de marzo, y acusó al gobierno de fomentar la represión contra quienes protestan por la crisis.
«Las múltiples protestas de los ciudadanos manifiestan el descontento generalizado ante la falta de respuesta de los organismos del Estado», señaló la Conferencia Episcopal en una declaración pública.
Varias protestas estallaron en Caracas el pasado fin de semana en reclamo de luz y agua, este último servicio muy deficitario en el país, cuyo suministro se agravó por los cortes eléctricos.
Algunas de esas manifestaciones fueron reprimidas por «colectivos», grupos de base del gobierno socialista que en ocasiones irrumpen armados durante movilizaciones opositoras, denunciaron oenegés.
En medio de la crisis energética y de la ofensiva del jefe parlamentario Juan Guaidó para sacarlo del poder, el presidente Nicolás Maduro pidió el pasado miércoles a los colectivos «cero tolerancia» con las «guarimbas» (protestas violentas).
«Resulta grave, ilegal e irresponsable el llamado a los colectivos a reprimir a la gente», denunció la jerarquía eclesiástica, a la que Maduro acusa de actuar como un partido opositor.
«Nos hacemos eco del clamor de la gente que pide un cambio político ante el empeoramiento de la situación», añadieron los obispos, que previamente han acusado al líder chavista de encabezar un «gobierno de facto» y de generar «ingobernabilidad».
La Iglesia llamó además a la Fuerza Armada -principal sostén de Maduro- a resguardar a los manifestantes «actuando de acuerdo con su propia conciencia».