Los “narcos” siguen lavando sus capitales en Honduras

Honduras sigue siendo “un país importante para el lavado de dinero” según el Reporte Anual Internacional de Control de Narcóticos del Departamento de Estado donde incluye a 80 naciones del mundo.
El reporte contrasta que el blanqueo se produce pese a que el país no es un centro financiero regional o offshore, revela que el lavado se deriva principalmente del tráfico de drogas por parte de grupos criminales organizados.
También por la trata, la extorsión, el secuestro y la corrupción pública que también genera ganancias ilícitas, y las tasas de tráfico de personas se pagan regularmente a través de envíos de dinero.
Lamenta que Honduras no ha implementado de forma integral sus leyes antilavado y de profesiones no designadas a cargo de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS). Añade que el país carece de una estrategia nacional contra el blanqueo de capitales, pero se ha centrado en delitos de alta prioridad, como el lavado de dinero vinculado al crimen organizado.
Detalla que la falta de coordinación entre las unidades CNBS, limita el funcionamiento del sistema regulatorio antilavado y que la Comisión Interinstitucional para la Prevención del Lavado de Dinero y el Financiamiento del Terrorismo no estuvo activa durante 2018. Empero el Servicio de Administración Tributaria fue la única agencia hondureña con una unidad activa que cumplió con los requisitos legales.
Considera que la falta de capacidad de investigación en transacciones financieras complejas contribuye a un clima favorable al lavado de dinero. La coordinación entre agencias es “mediocre” e impide el progreso hacia el enjuiciamiento de los delitos financieros. Pero ha logrado algunos resultados en casos de lavado y corrupción, y ha buscado la cooperación internacional.
VULNERABILIDAD DE LA BANCA
El informe sostiene que el lavado de dinero en Honduras se deriva de actividades delictivas nacionales y extranjeras, en vista que las organizaciones locales de narcotráfico y los sindicatos del crimen organizado controlan la mayoría de los ingresos ilícitos, que pasan por el sistema bancario formal y la economía informal.
El informe es reiterativo y como sucedió el año anterior, en esta ocasión, vuelve a recordar que los sectores del automóvil y los bienes raíces, las empresas de remesas, las casas de cambio de divisas, las cooperativas de crédito, el sector de la construcción y otras empresas comerciales siguen siendo utilizadas por el crimen organizado para limpiar sus utilidades.
Asimismo, señala que la libre circulación de personas entre El Salvador, Guatemala y Honduras permiten dejar a cada país vulnerable al movimiento transfronterizo de contrabando y efectivo.
Dice que Honduras tiene regulaciones completas para que la banca aplique una política de conocer a sus clientes, reportes de transacciones sospechosas, pero se necesitan procedimientos adicionales para la implementación total de la Ley Antilalado del 2015.
Pero las autoridades pueden intercambiar información relacionada con investigaciones y procedimientos de narcóticos con los Estados Unidos en virtud de los tratados y convenciones pertinentes.
NO HAY DATOS CONCRETOS DE INCAUTACIONES
Por otra parte, el reporte indica que la disposición de las entidades civiles y militares para combatir el tráfico ilícito de drogas y las medidas adoptadas por el gobierno aún no se han traducido en incautaciones masivas o interrupciones notables en las organizaciones de narcotraficantes.
En cambio, las organizaciones de narcotraficantes, reconociendo las capacidades mejoradas de las fuerzas de seguridad hondureñas, han comenzado a mover los envíos de drogas en cantidades cada vez pequeñas.
Si bien las incautaciones en su dominio territorial y marítimo se han visto mermadas, no hay información concreta que sugiera que el volumen general de drogas ilícitas que se trafican a través de Honduras ha disminuido.
Durante los primeros nueve meses del 2018, hubo un aumento de tres veces en el decomiso de cocaína en tránsito en Honduras según los datos del gobierno de los Estados Unidos, incautados principalmente por autoridades no hondureñas en territorios fuera de Honduras.
En contraste con esta evaluación, en septiembre, el Ministerio de Defensa afirmó que Honduras logró una reducción del 50 por ciento en el volumen de drogas que transitan, sostiene el documento del Departamento de Estado.
EE UU TRABAJA PARA ACCEDER A ESCUCHAS TELEFÓNICAS
Por otro lado, expone que la corrupción, combinada con las bajas tasas de recaudación de impuestos, priva a los organismos encargados de hacer cumplir la ley, los tribunales y los fiscales de recursos críticos.
En relación a los controles militares de las instalaciones de escuchas telefónicas y el acceso a los resultados para la aplicación de la ley civil siguen siendo inadecuados, lo que resulta en una pérdida significativa de inteligencia procesable para las interdicciones que podrían ocurrir en tierra.
En base a lo anterior, dice que el gobierno de los Estados Unidos está trabajando con el Ministerio de Seguridad para obtener acceso adicional a las instalaciones de escuchas telefónicas para ayudar en el desarrollo de inteligencia para las entidades de control de drogas.
Además, que la actual ley de interdicción aérea en Honduras impide que Estados Unidos comparta el radar u otra información relacionada con el tráfico ilícito por aire. El gobierno hondureño actualmente no tiene la capacidad de rastrear todos los vuelos sospechosos de tráfico de drogas hacia o desde pistas de aterrizaje clandestinas sin apoyo externo.
EN RESUMEN
En el reporte el Departamento de Estado resume que Estados Unidos trabaja en estrecha colaboración con las autoridades hondureñas para mejorar la capacidad del gobierno para brindar seguridad y justicia a sus ciudadanos y combatir el narcotráfico.
En 2018, Honduras avanzó en mejorar la capacidad de investigación y la interoperabilidad de las fuerzas de seguridad para combatir a las organizaciones criminales, pero no pudo traducir estas mejoras en interrupciones notables de las organizaciones de narcotráfico. Los recursos inadecuados y la incapacidad de interceptar los frecuentes y pequeños envíos de drogas ilícitas a través de Honduras siguen siendo desafíos difíciles.
LISTA DE PAÍSES
Afganistán, Albania, Argelia, Antigua y Barbuda, Argentina, Armenia, Aruba, Azerbaiyán, Bahamas, Barbados, Bélgica, Belice, Benin, Bolivia, Bosnia y Herzegovina, Brasil, Islas Vírgenes Británicas, Birmania, Cabo Verde, Canadá, Islas Caimán, China, Colombia, Costa Rica, Cuba, Curazao, Chipre, Dominica.
República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Georgia, Ghana, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Hong Kong, India, Indonesia, Irán, Italia, Jamaica, Kazajstán, Kenia, Laos, Liberia, Macao, Malasia, México, Marruecos, Mozambique, Países Bajos, Nicaragua, Nigeria, Pakistán, Panamá, Paraguay.
Perú, Filipinas, Rusia, Senegal, Serbia, St. Kitts y Nevis, Santa Lucía, St. Vicente y las Granadinas, San Martín España, Surinam, Tayikistán, Tanzania, Tailandia, Trinidad y Tobago, Turquía, Ucrania, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido, Estados Unidos de América, Uzbekistán, Venezuela y Vietnam.