Testaferros de Los Cachiros a audiencia de imputados

En los Juzgados de Letras Penal en Materia de Corrupción se celebrará hoy, a las 9:00 de la mañana, la audiencia de declaración de imputados contra Waldina Lizzette Salgado Pérez y Francisco Arturo Mejía, acusados por los delitos de fraude y soborno doméstico; y contra el hijo de ambos, Roberto Arturo Mejía Salgado por el delito de soborno doméstico.
La acusación contra los tres en mención abarca a siete personas más, que se encuentran con medidas distintas a la detención judicial y a las que el próximo lunes al igual que la familia Mejía Salgado tendrán que presentarse para el desarrollo de la audiencia inicial.
Es de mencionar que fiscales de la Unidad Fiscal Especial Contra la Impunidad de la Corrupción (UFECIC) del Ministerio Público llevaron dos cajas más de carga probatoria por este caso, presentado en el mes de marzo denominado “Patuca III colusión y corrupción”.
Esta es la primera línea de investigación relacionada a los hechos en el desarrollo del Proyecto Hidroeléctrico Patuca III y abarca situaciones que comenzaron con la promulgación del decreto 279-2010, que dio vida a la Ley Especial Reguladora de Proyectos de Energía Renovable y el finiquito del “Contrato para el Equipamiento de Unidades de Vivienda y Oficinas” en el campamento ENEE del proyecto en mención.
Los resultados y pruebas que arrojó la investigación es que los acusados conformaron una red de corrupción que defraudó al Estado de Honduras, utilizando la Unidad Especial de Proyectos de Energía Renovable (UEPER) de la estatal eléctrica.
De acuerdo a los resultados de la investigación en esta primera línea, el fraude se produjo al girar invitación para presentar ofertas para el equipamiento del campamento base del Proyecto Hidroeléctrico Patuca III a un grupo selectivo de empresas que se encontraban relacionadas entre sí, asignándoles contratos millonarios sobrevalorados en suministros, en algunos casos hasta más de un 149 por ciento del valor que tenían en el mercado esos bienes.

El Ministerio Público presentó ayer otra tonelada de pruebas de cargo para este caso.

Otra de las irregularidades que se mostraban en la adjudicación de los contratos, es que las tres empresas ofertantes para el desarrollo de esos proyectos obviaban los procedimientos, falsedad en la recepción de los bienes, con el fin de que fueran pagados sin que existiera una entrega real de los mismos.
A los antes mencionados, también se les vincula al clan de narcotraficantes denominado “Los Cachiros” por ser los administradores de las empresas y los bienes que estos poseen en el territorio nacional, el martes pasado, el juez de jurisdicción nacional les decretó un auto de formal procesamiento con la medida cautelar de prisión preventiva por lavado de activos y asociación ilícita para el lavado de activos.
La apoderada procesal de la familia Mejía Salgado, en este caso de corrupción, Doris Ismelda Madrid, expresó que sus representados tomaron la decisión de enfrentarse a la justicia, a fin de esclarecer toda la situación, fue una decisión voluntaria, ahora como abogados defensores nos toca trabajar por la defensa de ellos.
“Hay muchos elementos realmente para poderlos defender dentro del ámbito y la jurisprudencia del derecho penal, eso es lo que realmente haremos”, indicó.