“Rapiditos” se paralizan por alza a cuota de extorsiones

Los autobuses ejecutivos o “rapiditos” de las rutas desde Las Torres de Comayagüela hacia otras colonias de la capital, paralizaron ayer 17 unidades de transporte, porque bandas delictivas han aumentado la cuota de extorsiones o el mal llamado “impuesto de guerra”, previo a Semana Santa.
Luego de comenzar la protesta los entes de seguridad capturaron a un conductor de microbuses, por considerarlo sospechoso de extorsionar a sus compañeros.
Desde temprano en la mañana motoristas que viajan a las colonias Las Torres, Villanueva, Los Pinos y Los Robles, estacionaron las unidades a lo largo de la “Calle de los Alcaldes”, ubicada al sur de la capital.
Un día antes, los conductores de los buses que cubren la ruta Los Pinos-Mercado se tomaron la salida hacia la zona oriental del país.
La paralización del rubro transporte, según los manifestantes, se debe a los altos costos de la cuota de extorsión que cobran organizaciones criminales, entre pandillas y grupos dedicados a ese ilícito.
En primera instancia, los motoristas aseguraron que la protesta será hasta que lleguen a un arreglo, tanto con los propietarios de las unidades que les han aumentado a la tarifa que deben llevarles y con los grupos de asociación ilícita que les han aumentado el chantaje.
De acuerdo con los “buseros”, antes pagaban 900 lempiras a la semana y en los últimos días les aumentaron a 1,200 lempiras. Según los conductores de “rapiditos” de la colonia Las Torres ahora pagan cerca de 3,000 lempiras semanales a distintas organizaciones dedicadas a la extorsión.

Agentes antipandillas capturaron al conductor de taxis y buses “brujos”, Ricardo Antonio Soto Gudiel, porque supuestamente extorsionaba a sus propios compañeros del rubro.

PARA SEMANA SANTA

Se informó que las unidades pagan mensualmente 3,000 lempiras y en los últimos días las bandas delictivas les piden en total 200 mil lempiras para ser pagados antes de Semana Santa.
“Continuamos con esta situación difícil en nuestro rubro, algunas rutas han paralizado labores porque los grupos organizados están pidiendo hasta extra de lo que se está pagando y es difícil sostener a tantos grupos”, lamentó el empresario del transporte, Jorge Lanza.
El dueño de autobuses dijo que las bandas y pandillas están exigiendo el pago de extorsión de hasta dos semanas por adelantado, además de pedir dinero extra por motivo de acercarse las vacaciones de la semana mayor.
Los transportistas consideran que la nueva Fuerza Nacional de Seguridad del Transporte Urbano (FNSTU) no tiene los elementos suficientes para contener lo ola de inseguridad en el rubro y debe ser fortalecida de mejor forma.

Desde temprano en la mañana hasta la tarde los “rapiditos” no prestaron el servicio a los pasajeros en la zona sur de la capital.

PRIMER SOSPECHOSO

Posterior a la paralización, en acciones inmediatas equipos de la Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas (FNAMP), capturaron a uno de los presuntos involucrados en el cobro de extorsión, del cual eran víctimas los transportistas de la colonia Las Torres.
Se trata del conductor de taxis y microbuses “brujitos”, Ricardo Antonio Soto Gudiel, de 29 años de edad, quien desde hace varios días estaba realizando llamadas amenazantes en contra de los transportistas de esa ruta, según informaron los agentes antipandillas.
Al empleado del transporte se le presume que es integrante de la banda «La Mafia» y se le acusa de ser el responsable de recolectar el dinero que era exigido por esa organización delictiva por concepto de extorsión.
Según lo detallado por los agentes, al momento de requerirlo se le decomisó un vehículo turismo, marca Toyota Corolla, color blanco (taxi “brujito”) y dinero en efectivo producto del cobro de extorsión.
Además, se le incautó un teléfono celular, del cual los agentes lograron comprobar que había sido utilizado para realizar las llamadas con las que amenazaban a los transportistas con quitarles la vida o quemar las unidades de transporte si no hacían efectivo el pago del dinero que era exigido por “La Mafia”.
Mediante la captura se confirma la participación de algunos miembros infiltrados en el mismo rubro de transporte en actividades criminales como el cobro de extorsión en contra de los mismos operarios.

Un día antes similar paralización de transporte realizaron los conductores que cubren la ruta Los Pinos-Mercado.