Comienza audiencia inicial por el caso Patuca III

Las partes procesales se presentaron ayer a los juzgados en materia de corrupción para el desarrollo de la audiencia inicial, por el caso denominado “Patuca III colusión y corrupción” contra diez personas, de las cuales, tres están presas por otro proceso, uno prófugo y los demás con medidas sustitutivas.
Melvin Duarte, director de comunicaciones del Poder Judicial, explicó que son diez personas, incluidas en el requerimiento fiscal por la presunta participación de los delitos abuso de autoridad, violación de los deberes de los funcionarios, fraude, soborno doméstico, entre otros, cada uno en el rango de sus responsabilidades según señaló la Fiscalía de acuerdo a los acontecimientos y hechos que se investigó.
Los encausados en este caso son: Gabriel Prieto Gutiérrez, por los delitos de fraude, abuso de autoridad y dos (2) delitos de falsificación de documentos públicos; Juan José Villeda Mejía, por los delitos de fraude, violación de los deberes de los funcionarios, y cohecho; Renán Alexis Maldonado Rodríguez, Luisa Sofía Figueroa Clarey, Elia Virginia Medina Zúniga, por el delito de violación de los deberes de los funcionarios; Ada Amalia Puerto Ramírez y Suyapa Lorena Rivera por el delito de fraude en el grado de complicidad.
También, Waldina Lizzette Salgado Pérez y Francisco Arturo Mejía, por los delitos de fraude y soborno doméstico; y el hijo de ambos, Roberto Arturo Mejía Salgado, por el delito de soborno doméstico.
Esta es la primera línea de investigación relacionada al Proyecto Hidroeléctrico Patuca III y según las investigaciones, los acusados conformaron una red de corrupción que defraudó al Estado de Honduras, utilizando la Unidad Especial de Proyectos de Energía Renovable (UEPER) de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE).
Según el Ministerio Público, el fraude se produjo al girar invitación para presentar ofertas para el equipamiento del campamento base del proyecto hidroeléctrico a un grupo selectivo de empresas que se encontraban relacionadas entre sí, a las que les asignaron contratos millonarios sobrevalorados en suministros, que en algunos casos la sobrevaloracion alcanzó el 149 por ciento del valor que tenían en el mercado esos bienes.
Otra de las irregularidades que se mostraban en la adjudicación de los contratos es que las tres empresas ofertantes para el desarrollo de esos proyectos obviaban los procedimientos, falsedad en la recepción de los bienes, con el fin de que fueran pagados sin que existiera una entrega real de los mismos. (XM)