El español está en avanzada y abriéndose paso

El español es una lengua que va en avanzada y abriéndose paso, a pesar de la avasallante influencia del inglés y el desarrollo digital, expuso el director de la Academia de la Lengua Hondureña, Juan Ramón Martínez.
“Hay alguna gente que consideran el avance de lo digital y el inglés con actitud apocalíptica y hasta admiten que no hay manera de frenarlo y están dispuestos a rendirse, pero no deben ser tan pesimistas”, expuso el también columnista de este rotativo, tras su participación en el Octavo Congreso Internacional de la Lengua Española, celebrado recientemente en Córdoba, Argentina.
El Congreso, que reunió a más de 3 mil expertos de habla-hispana, fue inaugurado por el rey Felipe, con la participación como invitado de honor del presidente argentino Mauricio Macri y como orador principal, el escritor peruano Mario Vargas Llosa.
El congreso abordó diferentes tópicos y hasta detalles como “la libertad de escribir que ofrece internet y toda las redes sociales que no está preocupado si pones h, c o s porque a ellos que les interesa es comunicarse”, dijo Martínez.
VARGAS LLOSA A AMLO
Agregó que durante el foro ocurrieron episodios interesantes, como la respuesta que le envió Vargas Llosa al presidente mexicano Manuel López Obrador, ripostándole el perdón que el tabasqueño le pidió al monarca español, por la conquista de México a cargo de Hernán de Cortés, hace 500 años.
“Señor presidente esa carta suya pidiendo disculpas al Rey de España y al Papa está mal dirigida. Esa carta, debió dirigírsela a sí mismo porque los indios en México están viviendo peores condiciones que antes que llegara Cortés”, según contó Martínez que respondió el laureado escritor peruano.
Otro momento relevante, relató Martínez, fue la reacción en el Senado de Córdoba de una senadora de corte marxista, “quien en vez de saludarnos sentí que nos estaba insultando al preguntarnos por qué nos comportábamos como sirvientes del Rey de España, qué quién era el Rey de España para andar asistiendo ahí porque ellos son procatalanes”.

Parte del periplo del Congreso fue la visita al Congreso de la ciudad de Córdoba.

No obstante, admitió que durante la visita al Senado cordobés fueron recibidos con alta distinción y sentados a la par de la junta directiva frente a los diputados y los voceros de cada uno de los partidos, quienes sesionaron solo para dar la bienvenida a la comitiva. “Ni en mi país he recibido tal honor como el que nos dispensaron en Córdoba”, dijo.
PERIODISMO DIGITAL
Conforme a la mecánica del Congreso, hubo comisiones integradas por los directores de la academia de la lengua que presidian los debates de todos los temas y luego llevaban sus ponencias a la asamblea general.
Martínez dijo que a él le tocó exponer sobre el periodismo digital frente a lingüistas de renombre, preocupados hasta por detalles como el acento, la coma, la redacción.
Como parte de su ponencia, cruzó charlas con intelectuales como Ignacio Del Bosque “a quien le dije que estaba complicando la enseñanza del idioma y se fue para atrás”.
Según el columnista de Contracorriente, los académicos de la talla de Del Bosque complican el idioma al usar palabras como sintagmas al momento de la enseñanza del idioma. “Qué diablos sirve esa palabra si nadie la usa en la comunicación, entonces, yo creo que las academias deben reflexionar sobre esto porque el español es muy conservador, debemos seguir el debate porque soy yo el que la estoy planteando y el español debe adaptarse a la realidad”.
REENCUENTRO CON AMAYA AMADOR
En la asamblea general, el director de la academia hondureña, entregó un ejemplar del libro de la poesía completa del escritor hondureño Pompeyo del Valle y de la revista de la Academia Hondureña de la Lengua.
El nobel peruano, Mario Vargas Llosa, fue el orador principal del Congreso.

Lamentó asimismo que la Academia Española haya estancado la iniciativa del exdirector Darío Villanueva para recoger un tipo de español usado por los judíos que fueron expulsados de España antes del descubrimiento de América en 1492.
Agregó que es su segundo congreso de su tipo al que asiste y le impresionó la ciudad de Córdoba por “bellísima, limpia, con casi dos millones de habitantes, sin el acento típico del argentino” y que ese mismo día del Congreso tenía 24 eventos culturales.
Martínez dijo que sentía un afecto especial por la ciudad de Córdoba por el hecho de que ahí vivió en un tiempo el escritor olanchitense Ramón Amaya Amador, autor de Prisión Verde, después de salir exiliado de Guatemala en en 1954.
Según Martínez, fue en Córdoba donde Amaya Amador escribió la segunda parte de Prisión Verde y conoció a la mujer con la que se casaría más tarde, Aminda Fúnez, hasta que, en 1957, regresara a Honduras amnistiado por el gobierno de Ramón Villeda Morales y trabajara para diario El Cronista.
Martínez destacó la calidad de los expositores y las relaciones que estableció con el expresidente de la Academia de la Lengua de Panamá y con un experto mexicano que expuso sobre la relación de la lengua maya con el español, un fenómeno lingüístico entre dos lenguas contrapuestas.
En esta oportunidad y como suele ocurrir en este tipo de congresos, dijo que se exaltó el libro Rayuela de Julio Cortázar y se fijó como sede del próximo congreso la ciudad peruana de Arequipa, precisamente, la cuna de Vargas Llosa.
Además, dijo que el director de la lengua uruguaya le obsequió un libro, agradecido porque años atrás él (Martínez) escribió un ensayo titulado “Porfirio Barbas y su influencia en Honduras”.
Asimismo, “desperté amistad y simpatía con Juan José Armas Marcelo, director de la Cátedra “Vargas Llosa” de la universidad Complutense de Madrid y además me contó interioridades de Gabriel García Márquez con Fidel Castro y el rompimiento de la amistad entre ambos”.
En la plática con JJ Armas, el columnista hondureño se enteró que el líder cubano nunca le pudo decir Gabriel al nobel colombiano sino que lo llamaba Grabiel porque era una forma antigua del nombre que a lo mejor lo aprendió de su padre gallego.
En síntesis, dijo el escritor hondureño, “yo regresé con un gran entusiasmo, que nos debemos sentir orgullosos de nuestra lengua, de la manera cómo lo hablamos, que no tenemos por qué hablarlo como otros”.
“Estoy orgulloso y satisfecho de que Honduras ha tenido un excelente desempeño en este Congreso. Es decir, es una clara indicación que el español no está en retirada, el español está avanzando y abriendo paso”, subrayó. (EG)