Latinoamérica frenará crecimiento lastrada por Brasil, México y Venezuela

El empeoramiento de las previsiones en México y Brasil, las dos grandes economías de Latinoamérica, y la profundización de la crisis venezolana frenarán el desarrollo de la región, que avanzará un 1.4 por ciento en 2019, 6 décimas menos de lo calculado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en enero.
Así se refleja en el informe de «Perspectivas Económicas Globales» del FMI, presentado por su economista jefe, Gita Gopinath, en el marco de la asamblea de primavera que se celebra en Washington.
«La segunda mitad de 2018 en Latinoamérica fue débil y mucho de eso está afectando a 2019», destacó Gopinath en una rueda de prensa, en la que repasó las razones que motivaron al FMI a rebajar sus previsiones para México, Brasil y Venezuela.
Se prevé ahora que México avance un 1.6 por ciento este año y un 1.9 por ciento el próximo, 5 y 3 décimas menos de lo anticipado, respectivamente, debido a la incertidumbre que desprenden algunas políticas de la nueva administración liderada por el presidente Andrés Manuel López Obrador.
Para el director adjunto del Departamento de Investigación del Fondo, Gian Maria Milesi-Ferretti, la tensión comercial entre México y Estados Unidos de los últimos dos años «claramente» también ha afectado la rebaja en sus pronósticos.
Por su parte, Brasil, la otra gran economía latinoamericana, continuará su «recuperación gradual» con una expansión del 2.1 por ciento este año, 4 décimas menos de lo previsto, y del 2.5 por ciento el próximo, 3 más de lo estimado en enero.
Por otro lado, el colapso económico en Venezuela sigue empeorando y el FMI espera que el PIB caiga un 25 por ciento en 2019, 7 décimas más que lo pronosticado en enero, debido a la «gran crisis humanitaria» que vive el país, según Gopinath.