Danlí cumple 176 años de haber recibido el título de ciudad

DANLÍ, El Paraíso. Danlí cumple hoy 176 años de haber recibido el título de ciudad de parte del supremo gobierno, presidido por Francisco Ferrera, el 12 de abril de 1843, junto a Santa Rosa de Copán, ambos para entonces bajo la jurisdicción de los departamentos de Olancho y Gracias respectivamente.
25 años después de haber recibido el título de ciudad, el 28 de mayo de 1869 fue creado el departamento de El Paraíso, Copán y La Paz a instancias del presidente de la República José María Medina, cuyo decreto lo expidió el Congreso Nacional. El decreto en el artículo 4 dice lo siguiente: “componen el departamento de El Paraíso toda la demarcación jurisdiccional de los círculos gubernativos de Danlí, Yuscarán y Texiguat; inclusive el pueblo de Guinope, quedando como capital San José de Yuscarán.
La creación del departamento de El Paraíso y la anexión de Danlí, originó una serie de protestas, ya que los moradores danlideños se empeñaban en continuar perteneciendo al departamento de Olancho, de acuerdo al acta municipal avalada por 270 firmas.
Desde 1843 hasta la primera mitad del siglo XX el desarrollo de Danlí fue lento en todos los órdenes. A finales del siglo XIX comenzó el florecimiento cultural en el área de las letras y la música. Los avances en la educación fueron progresivos, la mayor parte de los intelectuales se formaron en la Universidad de San Carlos en ciudad de Guatemala. Bajo el influjo de estos distinguidos profesional se hizo posible la llegada del maestro Pedro Nufio para organizar la educación en esta ciudad y en el ámbito nacional a principios del siglo pasado.
Actualmente Danlí crece en forma desordenada por la falta de visión de los gobiernos locales. El desarrollo económico se sustenta en la industria del tabaco que genera la mayor parte de empleo, por otra parte, el sector agrícola ha sido una de sus principales fortalezas. En cuanto a educación, actualmente funcionan cuatro universidades, pero la falta de oportunidades para las nuevas generaciones afecta el desarrollo de otras áreas de la economía. Los índices de pobreza son elevados y el índice de desarrollo humano permanece estancado.

Danlí, la ciudad blanca del siglo XIX y principios del siglo XX.