Comayagua fascina con su espectacular turismo religioso (Galería y video)

Coloridas alfombras de aserrín adornaban este Viernes Santo desde muy temprano las coloniales calles de la excapital de Honduras, Comayagua, el mayor atractivo del turismo religioso en la época de Semana Santa.
Las calles aledañas al centro de la ciudad fueron engalanada con verdaderas obras de arte que llevaron horas de trabajo para más de un centenar de personas que se preparan con anterioridad para la ocasión.
Las alfombras son elaboradas a mano y todos los años tienen diferente significado, este año el tema es la juventud, para que las nuevas generaciones se acerquen a la iglesia y se alejen de otras actividades que los perjudican.
«La juventud es el futuro y por lo que se debe trabajar, entonces nos basamos en eso, en mantener a la juventud cerca de la iglesia para tener una mejor sociedad y esa es la idea básica», expresó Patrick Josué González, uno de los creadores de las alfombras a LA TRIBUNA.
El joven de 29 años, recuerda que desde que tiene uso de razón participa activamente en la actividad; este año elaboró junto a sus familiares y amigos una alfombra de 80 metros que inició el jueves a las 7:00 de la noche y concluyó a las 9:30 de la mañana.
Media hora más tarde, en la iglesia San Francisco salía la ceremonia del Santo Entierro, que todos los años se realiza en Viernes Santo, en la que también participan cientos de personas, como muestra de su devoción a Dios.
Monseñor Roberto Camilleri, declaró que la elaboración de alfombras es una costumbre de la ciudad de Comayagua que inicio alrededor de 1960 con la llegada del nuevo obispo y que hasta hoy se ha mantenido.
El religioso comentó que la verdadera celebración es la redención de Jesús, su pasión y muerte y que durante el Santo Entierro. «Se ven escenas del hijo de Dios sufriendo y muriendo que fue su victoria sobre las fuerzas del mal y es una invitación para pertenecer a las fuerzas del bien» , detalló.
Todos los años a esa actividad religiosa asisten cientos de turistas nacionales que llegan de todos los rincones del país, pero también lo hacen extranjeros que al final se van maravillados con las tradiciones y la cultura de los hondureños.
Una de esas turistas internacionales es Abby Foster, quien reside en Siguatepeque desde hace siete años, de los cuales, los últimos cinco ha viajado en Semana Santa a Comayagua, para ver las alfombras y presenciar el Santo Entierro.
«Es muy bonito, hay mucha cultura de Honduras en todas las alfombras y es algo diferente cada año, es único y se puede ver el orgullo de los catrachos en todas las alfombras, cada año es mejor y hace más calor», manifestó entre risas la ciudadana estadounidense, quien habla un perfecto español.
[mp_carousel_1 carousel_images=»12273863,12273864,12273865,12273866,12273867,12273868,12273869,12273870,12273871,12273872″ carousel_start=»false»]