Vegetales orientales impulsan el ingreso de divisas en Honduras

Diez variedades de vegetales orientales impulsan la generación de divisas mediante exportaciones a Estados Unidos, Europa, Asia y Canadá, según autoridades de la Unidad de Agronegocios de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG).
Las ventas al exterior de legumbres y hortalizas sumaron 100.1 millones de dólares en el 2018, de acuerdo con cifras del Banco Central de Honduras (BCH), esa cantidad significó un alza de 5.8 millones de dólares en comparación a lo presentado el año previo; efecto del crecimiento de 7.3 por ciento en los volúmenes enviados, en su mayoría, a los Estados Unidos.
El titular de la Unidad de Agronegocios, Julio Morales, resaltó que Honduras califica a nivel mundial como productor de vegetales orientales, en especial de berenjena, jengibre y ocra que han registrado un crecimiento sorprendente en el área de cultivos durante los últimos años.
Adicionalmente, la producción de tubérculos y hortalizas ha reflejado un incremento en el consumo nacional.
Solo de ocra se venden en el mercado internacional, 103 mil toneladas métricas, eso representa una generación en divisas de 93 mil millones de dólares, agregó Julio Morales. Mientras la berenjena presenta envíos de 143 mil toneladas métricas equivalente a 58 mil dólares en divisas.
En Honduras existen unas cinco empresas dedicadas a la producción de vegetales orientales, solo una exporta unos 500 contenedores al año.
Los primeros cultivos de vegetales orientales en Honduras se realizaron en el valle de Comayagua en 1991, desde entonces la cantidad de área sembrada y la aparición de nuevas empresas exportadoras ha venido en aumento.
En la zona norte Comayagua más de 6 mil manzanas de tierra son cultivadas con berenjenas, cundeamor, bangaña, pepinos peludos, ocra, cebollinas, chive y fuzzy sguash, entre otros.
Desde la zona sur se exportan más de 9 mil contenedores con productos agrícolas, que incluyen vegetales orientales, chiles de colores, pepino, camote y malanga, también trasciende cultivos en Colón, Yoro, y Olancho.