Revisión del TLC con EE UU requiere consenso regional

Una eventual revisión de la desgravación arancelaria del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (RD-Cafta, por sus siglas en inglés), es un tema que se debe consensuar a nivel de los países centroamericanos y la República Dominicana, según autoridades de Desarrollo Económico.
A comienzos de este mes y luego de varios años de hablar del tema, en Honduras se conformó la semana anterior una “mesa técnica agrícola” con representantes del gobierno y de los sectores afectados por la caída de los impuestos de importación establecidos de forma paulatina en el TLC.
La instancia en mensión busca oportunidades para reducir el impacto y una posible revisión de las cláusulas del TLC. Está en manos de la Secretaría de Desarrollo Económico (SDE) y de acuerdo al titular de esa cartera ministerial, Arnaldo Castillo, “estos son temas de bloque de todo Centroamérica y hay que ponernos de acuerdo con los demás países para llegar a diferentes consensos”.
La fuente recalcó que el gobierno se propone “revisar a donde nos ha dolido más la piedra en el zapato y buscar avenidas de crecimiento, especialmente, en los productos en los que no hemos sacado provecho”.
“Hemos hablado mucho de la parte porcina en la que se aumentaron las importaciones desde que firmamos el Cafta. Hemos creado oportunidades; firmamos un convenio con el sector hace cuatro semanas, esperamos llevarlo a la mesa y ver qué provecho le podemos sacar”.
La avicultura también es otro sector con alto potencial para enfrentar las desgravaciones arancelarias, que caerán a cero de aquí al 2023 para las importaciones de arroz y carne de cerdo.
Los avicultores ya tienen abierto el mercado estadounidense para exportar excedentes de carne de pollo, luego que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos certificó el programa de sanidad animal de Honduras.
El RD-Cafta entró en vigencia en Honduras en abril del 2006, las desgravaciones arancelarias para el arroz empezaron en 45 por ciento, hoy día andan por 30 por ciento y de aquí al 2023 quedarán en cero.
Por el mismo camino transitan la carne de cerdo, lácteos y maíz. En el caso de los arroceros, esto es visto como una amenaza para más de 5,000, entre grandes y medianos productores, que además están bajo el azote del cambio climático y la inaccesibilidad a financiamiento.
En este contexto, el funcionario consideró válida una revisión a las cláusulas lesivas del acuerdo en el marco de las discusiones de la mesa agrícola creada para tal efecto. Pero adelantó que “no hay un tiempo definido, nosotros vamos a hacer una revisión de dónde han estado nuestras fortalezas y debilidades”. Posteriormente “habría que entender cuáles son las prioridades de Estados Unidos y de los demás países sobre cuáles serían las fechas para sentarnos y ver qué hacer; revisiones o continuar con lo que ya teníamos”, puntualizó el entrevistado. (JB)