EL SITIO DEL 24

Hoy 30 de Abril se cumplen 95 años del triunfo de la llamada Revolución Reivindicadora que en 1924 se alzó contra el gobierno del Presidente Gral. Rafael López Gutiérrez (FOTO 1)
Las luchas por el poder político se entronizaron en Honduras librándose en diferentes épocas sangrientas batallas que dejaron elevados saldos de muertos y lisiados.- Esos eventos surgieron en los albores de la vida republicana cuando el Vicejefe de Estado José Justo Milla arrojó por las armas al Jefe del Estado de Honduras Don Dionisio de Herrera el 10 de Mayo de 1827.
Las asonadas de aquellos que se oponían a un régimen prevalecieron por muchos años, muchas generadas desde los países vecinos como Guatemala, El Salvador y Nicaragua donde se preparaban ejércitos para invadir el territorio nacional y colocar a jefes de estado o presidentes afines a los que los apoyaban.
Muchos de los jefes revolucionarios de aquellas épocas arribaban al poder y cuando se desligaban de sus patrocinadores exógenos pasaban a ser sujetos o blancos de movimientos para derrocarlos.

El General Tosta Carrasco apuntando su ametralladora desde el cerro El Berrinche.

La historia de Honduras está llena de esos pasajes políticos que se disiparon con el gobierno de fuerza que implantó el General Carías en 1933, pero que resurgieron con la acción armada de 1956 para defenestrar a Don Julio Lozano, la intentona de Armando Velásquez el 12 de Julio de 1959, el golpe militar de 1963 contra el gobierno del Dr. Villeda Morales, el golpe de 1972 contra el Dr. Cruz y posteriormente los golpes de barraca contra López Arellano en 1975 y Melgar Castro en 1978 y la defenestración de Zelaya Rosales en el 2009.
Entre esas luchas fratricidas donde cayeron miles de hondureños, hay una que tuvo como escenario de la capital para derrocar al General Rafael López Gutiérrez que produjo una crisis política al tratar de imponer la candidatura de su cuñado Don Carlos Lagos y cuando los resultados de las elecciones de Octubre de 1923 no dieron mayoría absoluta a los que corrieron como candidatos a la Presidencia, Juan Angel Arias y Policarpo Bonilla por el Partido Liberal y Tiburcio Carias por el Partido Nacional, convirtiéndose en dictador en Febrero de 1924.
La revolución del 24 agrupó las fuerzas comandadas por los generales Tiburcio Carias Andino, Vicente Tosta Carrasco, Gregorio Ferrera y Francisco Martínez Fúnez.

Tegucigalpa, sede del gobierno, fue el objetivo de las fuerzas que desde los cuatro puntos cardinales convergieron en los alrededores de la capital hondureña tomándose las alturas para efectuar EL SITIO DEL 24.
El Berrinche, El Estiquirín, el Juana Laínez y El Picacho, sirvieron a los revolucionarios para atacar la capital y enfrentarse con las fuerzas leales al gobierno que estaban acantonadas en el Cuartel San Francisco, el de Veteranos, en la Casa Presidencial y las que defendían el barrio Abajo donde estaba la Policía Nacional.
El General Tosta en El Berrinche (FOTO 2) desde sus trincheras ametrallaba el barrio Abajo, Ferrera después de pasar por Toncontín estaba en El Estiquirín y controlaba a tiro de cañón Comayagüela, Carías desde el Juana Laínez fustigaba con sus descargas la Casa Presidencial y Martínez Fúnez asediaba desde El Picacho el Cuartel San Francisco.
Los ataques en el sitio de la ciudad provenían de los cuatro costados y para avanzar sobre las posiciones del gobierno los apoyaba un avión Bristol (FOTO 3) desde donde manualmente se arrojaban bombas dirigidas al San Francisco y al Cuartel de Veteranos.

Cada Comandante de la revolución tenía su estado mayor; el General Martínez Fúnez desde El Picacho (FOTO 4) tenía a su cargo las acciones combinadas con los que bombardeaban desde el aire.
El General Tosta Carrasco operaba con sus auxiliares ( FOTO 5) en una casa al otro lado del Berrinche que ocupó desde que ingresó procedente del occidente para sitiar Tegucigalpa.. El General Tosta desde la cima del cerro tenía su trinchera que le permitía dominar el Barrio Abajo donde estaba el cuartel de la Policía,
El General Carías que había ingresado desde el oriente se instaló en una finca al oriente del Cerro del Juana Laínez en las viejas posesiones de los comuneros de Jacaleapa y desde ese lugar dirigía las operaciones contra los que defendían al gobierno de López Gutiérrez.-
En Tegucigalpa durante esos aciagos días, morían en las calles soldados leales al régimen y particulares que por curiosos o en forma inocente caían abatidos por las balas.- Las víctimas no se podían sepultar porque el cementerio estaba a tiro de los sitiadores del Berrinche y para evitar una epidemia por la descomposición de los cadáveres, se apilaban, se irrigaban con gasolina y se cremaban en plena calle.

En el fragor de la batalla, el Presidente López Gutiérrez falleció en Casa Presidencial el 10 de Marzo de 1924, asumiendo el poder un Consejo de Ministros que permaneció hasta el 30 de Abril donde después de un armisticio los jefes de la revolución entraron a Tegucigalpa y se tomaron la Casa de Gobierno (FOTO 6).
El General Ferrera entró por la Calle Real de Comayagüela siendo el primero de los Comandantes en tomar la plaza (FOTO 7) y ya en la capital asediada se reunieron para designar como presidente provisional al General Vicente Tosta (FOTO 8) mientras se convocaba a elecciones que en 1925 las que dieron paso a la instauración del gobierno del Dr. Miguel Paz Baraona
Aún cuando se relatan sangrientas luchas en Copán, Apacilagua, Lizapa, en Los Amates y en otros lugares del país, EL SITIO DEL 24 está registrado en la historia política del país como una de las más cruentas experiencias armadas de Honduras.
Hasta la próxima semana.