En el Día del Trabajador (2019)

Por: Jorge Roberto Maradiaga
Doctor en Derecho Mercantil, catedrático universitario y especialista en Derecho Aeronáutico y Espacial

Comprobado está, que cada uno de los meses del año tiene su propia particularidad o conmemoración de acontecimientos. No cabe la menor duda que el mes de mayo es el de mayor activación, pues el primero (1) de mayo, se celebra el Día del Trabajador, en el contexto internacional; el segundo domingo de mayo, se celebra el Día de la Madre, o sea el día de ese extraordinario ser que nos trajo a este mundo terrenal y que indiscutiblemente es el ser más querido y apreciado en el contexto global; y finalmente, el 25 de mayo, el Día del Periodista.

Indiscutiblemente la celebración de los trabajadores a nivel mundial tiene su fundamento en las reclamaciones formuladas por los trabajadores desde hace ya más de cien años. Al hacer esta relación, nos hace recordar, que en el orden personal fuimos en su momento dirigentes sindicales (sindicato del INVA) y luego por circunstancias de la vida nos tocó fungir en 1980 como viceministro de Trabajo y luego ministro en 1981, lo que nos permitió conocer muchas particularidades de dicha celebración.

Tal como lo destacan los tratadistas del tema, el Día Internacional de los Trabajadores o Día Internacional del Trabajo o primero de mayo, es la fiesta por antonomasia del movimiento obrero a nivel mundial. Desde su establecimiento en la mayoría de países por acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, celebrado en París en 1889, es una jornada de lucha reivindicativa y de homenaje a los Mártires de Chicago, que fueron ajusticiados en Estados Unidos, por su participación en las jornadas de lucha por la consecución de la jornada laboral de ocho horas que tuvieron su origen en la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886 y su punto álgido tres días más tarde, el 4 de mayo, en la revuelta de Haymarket en Chicago. En Estados Unidos no se celebra esta conmemoración, sino el Labor Day, que es el primer lunes de septiembre desde 1882.

En base a los antecedentes relacionados destacamos que, en julio de 1889, se instituyó el “Día Internacional del Trabajador” para perpetuar la memoria de los hechos de mayo de 1886 en Chicago. Esta reivindicación fue emprendida por obreros norteamericanos e, inmediatamente, adoptada y promovida por la Asociación Internacional de los Trabajadores, que la convirtió en demanda común de la clase obrera de todo el mundo.

Muy presente tenemos que, en 1981 siendo titular de la Secretaría de Trabajo, participamos en Argentina en un evento de organizaciones sindicales y recordamos que en un monumento a los trabajadores en una de sus placas expresa: “Si creéis que ahorcándonos podéis acabar con el movimiento obrero… el movimiento del cual los millones de oprimidos, los millones que laboran en la miseria y la necesidad esperan su salvación, si esta es vuestra opinión, ¡entonces ahórcanos! Aquí pisoteáis una chispa, pero allí y allá, detrás de vosotros, frente a vosotros, y por todas partes, las llamas surgirán. Es un fuego subterráneo. No lo podréis apagar”.

Con toda precisión, la historia y los hechos nos evidencian que los progresos laborales se fueron acrecentando en el contexto global, con leyes para los trabajadores, otorgándoles derechos de respeto, retribución y amparo social. Nuestra querida Honduras no es la excepción en este proceso, pues desde 1959 contamos con el Código de Trabajo, mismo que se emitió siendo presidente de Hondura el doctor Ramón Villeda Morales y presidente del Congreso Nacional el doctor Modesto Rodas Alvarado. Este instrumento jurídico, se ha convertido en una normativa de primera y de gran aceptación a nivel de todos los sectores de la sociedad hondureña.

Lo anterior evidencia que estos dos connotados profesionales, fueron los impulsores de una de las conquistas sociales más significativas en el país, lo cual indiscutiblemente es motivo de orgullo y satisfacción para el sector obrero hondureño y para la comunidad en general.

Por su importancia, destacamos entre otras disposiciones que dicho instrumento jurídico (Código del Trabajo) conceptualiza, como la figura del sindicato, cuando expresa en el artículo 468: “Sindicato es toda asociación permanente de trabajadores, de patronos o de personas de profesión u oficio independiente, constituida exclusivamente para el estudio, mejoramiento y protección de sus respectivos intereses económicos y sociales comunes”.

Es de recordar que en nuestro país el primero de mayo por su propia particularidad se conmemora también la huelga de 1954, organizada por los empleados de la famosa transnacional United Fruit Company y la Standard Fruit Company, en la defensa de sus derechos laborales.

Aprovechamos la oportunidad para saludar y felicitar a todos los trabajadores de Honduras (hombres y mujeres), excitándolos (as) a que contribuyan sustantivamente aportando sus esfuerzos, voluntades, capacidades y talento en la forja de una nueva Honduras, en coincidencia con las caras aspiraciones de toda la ciudadanía en general.

E-mail: [email protected]
[email protected]